Publicidad
Publicidad
Lun Dic 5 2016
20ºC
Actualizado 10:13 pm

Ineficiencias que pagamos todos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-07-27 05:00:00

Ineficiencias que pagamos todos

Ineficiencias que pagamos todos

Las cifras anteriores no llamarían tanto la atención y no generarían tanta indignación, si luego, al utilizar ese vehículo, fuera posible hacerlo en condiciones normales o inclusive en situaciones medianamente placenteras. Pero como fácilmente puede vivirse al salir a la calle, eso no es posible.

Y no lo es, gracias a los trancones eternos y al pésimo estado de las vías, que parecen estancadas en el tiempo a pesar de que en teoría, los gravámenes que se describieron anteriormente unidos a otros como el impuesto de rodamiento, deberían garantizar la existencia de calles y carreteras decentes.

Pero no es así. Y esas son apenas algunas de las consecuencias que deben soportar los colombianos por cuenta de la corrupción, la ineficiencia y la apatía de un Estado que se acostumbró a forzar a sus ciudadanos a cumplir con sus responsabilidades, pero poco o nada hace por retribuir lo que por ley le toca y cumplir con sus obligaciones.

De hecho, incluso para pagar esos impuestos es necesario soportar atropellos y resistir abusos bajo la forma de maltratos y colas eternas, como las vividas al momento de cancelar los tributos a la DIAN o tratar de diligenciar el PILA.

Sin embargo, esa falta de eficacia combinada con indolencia y una buena dosis de codicia, no es exclusiva del sector público.

En el ámbito privado, lamentablemente también se presentan casos que terminan pagando los usuarios.

Para ilustrar el tema, basta con analizar lo que ha sucedido con las tasas de interés, que luego de las intervenciones del Banco de la República han subido tres puntos y medio en lo que el sector financiero le reconoce a los ahorradores, al tiempo que lo que cobra por sus préstamos se ha incrementado en más de 8 puntos.

En fin, son innumerables las contrariedades  que deben asumir los ciudadanos del común por los defectos descritos, que se ven incluso en la manera pérfida en que los contratistas de Metrolínea cierran carriles enteros de la autopista a horas pico sin causa o consideración alguna, simplemente porque así lo desean.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad