¿Cuando todo cambia quien responde? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-07-27 05:00:00

¿Cuando todo cambia quien responde?

Como veíamos el domingo pasado, la situación de los precios de la comida no es promisoria, y si esto obedece a un nuevo orden en el mundo, debemos ver en dónde están las responsabilidades para asumirlas en la proporción que nos corresponde y para exigir responsabilidad a nuestros gobernantes y empresarios. 
¿Cuando todo cambia quien responde?

Si continuamos los negocios como van hasta hoy, veremos crecer grupos de gente con inferior nivel de nutrición y así mismo, aumentar el hambre en otros. La comida barata pasa a ser parte de la historia.

Seamos conscientes que estamos en un mundo sobrepoblado, con el clima cambiando, con escasez de agua y por lo mismo, la seguridad alimentaria pasa a ser una responsabilidad de la sociedad entera y de todos los órdenes del estado.

El hambre y la malnutrición están relacionadas con la pobreza y hoy más que nunca se hace imperativo estabilizar la población, buscar el mejor uso de la tierra y el agua, incentivar la investigación en busca de la productividad, buscar los recursos minerales y apoyar programas para su eficiente explotación, utilizar los recursos biológicos, ahorrar energía, entre otros, pero todos los ciudadanos también tenemos una gran responsabilidad, mejorando nuestros hábitos alimenticios y de consumo.

Miremos una ciudad como Bucaramanga y su área “BUCARAREA” y pensemos qué puede o debe hacerse para ponerse a tono con el mundo donde vivirán los hijos de nuestros hijos.

 

Como todas las ciudades requiere de grandes concentraciones de comida, agua, energía y otros materiales diferentes a los que nos da la naturaleza, los cuales después debemos recoger en forma de basuras y deshechos, contaminantes del ambiente; requiere de movilidad y calidad de vida de todos y la mayor parte de su comida proviene de lejos.

La planeación de la ciudad deberá ser más para su gente y menos para los carros, por su contaminación e ineficiencia en los combustibles transportando una persona. De igual forma, debe incentivarse los sistemas masivos preferiblemente eléctricos, así como el uso de la bicicleta en rutas seguras, propiciándose igualmente el caminar.

Resulta determinante racionalizar el uso del agua que se contamina con residuos humanos e industriales para terminar en los ríos, utilizando el baño-compost que transforma los residuos fecales en humus y sirve como abono de los suelos y propiciando el reciclaje.

Igualmente, debemos detener las grandes migraciones a la ciudad propiciando mejoras en los campos y pequeñas poblaciones, con servicios de salud, educación y propiciando la inversión y ubicación de industrias en los pueblos cercanos.

Aunque parte de la comida viene de sus alrededores como los pollos, huevos, leche, debe realizarse programas de cultivos de frutas y hortalizas en la Mesa de los Santos y Lebrija, así como de Maíz y Soya en el valle del Magdalena.

Si esto se hace, más pronto que tarde, estaremos dando ejemplo al país y al mundo, como lo ha hecho Curitiba en Brasil, y lástima, como lo venía buscando Peñalosa en Bogotá.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad