HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mié Ene 17 2018
19ºC
Actualizado 10:01 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-17 06:08:44

HAGASE OIR

HAGASE OIR

¿Cuál de las dos partes tiene la razón? Creemos que los segundos. Después de los setenta años, el cuerpo no responde por más que lo hayamos cuidado bien y por más que la medicina haya sido capaz de vencer enfermedades incurables. A esa edad el organismo, como cualquier automóvil viejo, ya no es capaz de andar con la celeridad y eficacia necesarias como para llegar a tiempo a su destino.

Casi todas las grandes obras realizadas por el hombre, se llevaron a cabo antes del mediodía de su parábola vital. Cuando aún había fuerzas, voluntad, coraje para afrontar todos los peligros, tomar grandes decisiones, realizar todas las hazañas que son inseparables de las transformaciones y los cambios que se han operado en la historia de la humanidad.

Jesucristo, Napoleón, Lenin, Bolívar, constituyen un ejemplo elocuente de lo que venimos afirmando. ¿O pretende alguien convencernos de que nuestra independencia hubiera sido posible con un Bolívar prostático, medio ciego y de ñapa afectado por la artritis?

Los viejos son buenos para reposar, leer y discutir en los cafés, que es el sitio donde pasan la mayor parte del día.
No los estoy menospreciando, entre otras cosas porque yo soy un octogenario. Estoy diciendo una verdad. ¿Estaré equivocado? Los lectores tienen la palabra.

Guillermo Reyes Jurado

 Robos a clientes bancarios

Es el título de una crónica aparecida en Vanguardia. Todos están escandalizados, la Policía da recomendaciones, los bancos hacen los propio y los clientes opinan pero nadie sugiere o aporta para una solución.

Yo desde hace unos siete años he venido insistiendo en mi teoría; inclusive en una oportunidad fui hasta donde el comandante de la Policía de Santander para exponerle mi idea de cómo prevenir este flagelo, pero la respuesta fue: eso no es problema nuestro, es de los bancos; hablé con varios gerentes de bancos y me respondieron que la seguridad está en manos de la Policía, pero yo sigo insistiendo, mi idea para la  solución es muy fácil: instalar al frente de los cajeros entre el espacio que hay de allí a la fila correspondiente para cada cajero una división,  atril, o modulo en vidrio polarizado o esmerilado a la altura de sesenta centímetros hasta los uno con sesenta metros de altura con el fin de que ninguno de los clientes que estén haciendo la fila se dé cuenta qué tipo de transacción está realizando la persona en la caja, si esta consignando, pagando un servicio, o simplemente cobrando un cheque y muchísimo menos, mirando de frente qué cantidad de dinero está retirando o contando después de recibirlo; lo importante es que desde la fila nadie pueda ver qué tipo de transacción está realizando, así se evita la fiscalización o espionaje. Ahora bien, para hacer pasar al siguiente cliente se utiliza una especie de semáforo en rojo cuando este ocupado y en verde para seguir. Como ven, es una solución fácil económica y muy segura para el beneficio de todos.

Hernán Álvarez Rueda

Se nos dañó Conucos

Nuestro meritorio alcalde de humilde cuna y gran cabeza, tiene para la ciudad enormes proyectos tales como el teleférico de Morrorico y el Viaducto de la Novena sin entrar al cementerio; los puentes elevados ya diseñados, la remodelación arquitectónica del centro, en fin, obras que si la platica alcanza, transformarían a Bucaramanga. Pero la indisciplina ciudadana es aberrante.

Como las grúas no están en actividad, los conductores parquean donde les viene en gana sin que nadie lo impida; los vendedores ambulantes se tomaron Cabecera; la EPS-hospital que funciona en el sector de Conucos nos trajo gente de todos los estratos y condiciones, lo mismo que ladrones y drogadictos agresivos, lo que hizo de un sector, antes amable y acogedor, inseguro y peligroso, sin que se observe la acción de las autoridades encargadas de la vigilancia y control. Es claro que para efectos de impuestos y demás vacunas, seguimos en estrato cinco.

Así es que, pilas señor alcalde, porque la solución a estos problemas es de su incumbencia.

Luis Martin Parra Carreño

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad