Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 10 2016
20ºC
Actualizado 06:23 pm

La estragema y el honor | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-07-27 05:00:00

La estragema y el honor

La estragema y el honor

El rescate de quince cautivos mantenidos en condiciones de  gradantes, similares a las de los campos de concentración nazi, reconocido en el mundo entero por la maestría de su preparación, planeamiento y ejecución, se somete a la lupa inquisidora de esa morbosa actitud, en busca de alguna grieta, un resquicio que permitan enlodar el acto y empañar el éxito.

Soy el primero en reconocer la dimensión del honor, máxime en la existencia militar, donde es piedra sillar del ser castrense. Pero en este caso, pretender que la operación Jaque salió deshonrada por el uso individual y no autorizado del símbolo del comité Internacional de la Cruz Roja, es una desmesura que busca echar por tierra cuanto significó volver a la vida sin disparar un tiro a doce colombianos y tres extranjeros en una operación magistral, íntegramente colombiana. Así mientras universalmente se reconoce el grado de preparación y eficiencia de nuestras fuerzas militares, aquí se busca deshonrarlas por medio de una sobredimensionada concepción de honor.

La estragema, por otra parte, es un componente lícito de la guerra, desde el caballo de Troya hasta nuestros días. Sólo que en otras latitudes se realiza al precio de sangre y pérdidas humanas. Aquí se logró por medio de una inteligencia tanto institucional como cerebral de quienes concibieron el “Jaque” como brillante aproximación al “mate”.

No falta sino que se comience a compadecer a los pobrecitos guerrilleros por el engaño, la pérfida sorpresa y el vistual secuestro de dos de sus nobles comandantes de frente.

Algo similar ocurrió con el golpe de mano, no menos exitoso, que permitió la eliminación de uno de los más sanguinarios miembros del secretariado de las Farc, al quejarse de que se leas había atacado mientras dormían. Y que dentro de algunos años, alguna comisión de la verdad termine inculpando a los generales y glorificando a alias Gafas.

Los dos cabecillas capturados se dolieron por haber sido “asaltados en su buena fe”. ¿Qué tal? ¿Cómo se puede asaltar lo que no existe? ¿Buena fè de quienes cobran por un rescate y no devuelven la víctima o la asesinan?. En cualquier país la falla individual se minimiza. Aquí se magnifica como caso de honor. ¡Mil gracias pues¡.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad