‘Once’: ¿Principio o fin? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-18 05:00:00

‘Once’: ¿Principio o fin?

Muchos estudiantes ven el grado undécimo como aquel escalón de una interminable escalera al que esperan llegar para encontrar la felicidad.
‘Once’: ¿Principio o fin?

Algunos llegan a la cima con una sonrisa de oreja a oreja, relajados y entusiastas porque terminarán un importante ciclo de sus vidas y dentro de poco comenzarán otro del que ya se han fijado muchas expectativas.

Otros, por su parte, llegan casi arrastrados y con ‘la lengua afuera’ porque para ellos ha sido el recorrido más largo y difícil de sus vidas. Y lo peor de todo, es que no tienen ni idea qué será de su existencia a partir del día en que manden a volar el birrete. “A duras penas me gradué”, dicen.

Por estos días ya comenzó la cuenta regresiva de los futuros bachilleres, porque de ahora en adelante todo lo que vivan será lo último dentro del colegio. La última elección del gobierno escolar, la última inauguración de interclases, convivencias, ferias de la ciencia y todo lo que de ahí en adelante signifique lo último.

Las lágrimas no se hacen esperar. Las escenas nostálgicas en los descansos y salidas de clase son por estos días las protagonistas, al mejor estilo de las novelas más trágicas de la televisión mexicana.

Se dejarán los amigos, los ‘profes’ bacanos, las actividades extraclase y la vida sin preocupaciones. Ahora sí llega la verdadera vida real.

¿Qué será de mí ahora? ¿Y yo qué? Se preguntan muchos.
Para saber cuáles son los temores que invaden a estos estudiantes, Jóvenes conversó con ellos.  

nOS ESCRIBEN
¿Qué voy a hacer el resto de mi vida?

Jorge armando Sanabria
Lector de Jóvenes / Especial para Vanguardia Liberal

“Tarde o temprano nos enfrentamos a esta desafiante pregunta. Basta mirar hacia Colombia con sus particulares circunstancias para tener un asomo de respuesta. En general, hoy día los jóvenes se inclinan ante el frío y pragmático pedestal del éxito económico. Este les sirve de filosofía, de utopía, les sirve para reemplazarlo casi todo. Sin embargo, además de esa sed de comodidades y triunfos sociales de vida resplandeciente, los muchachos colombianos tienen un conjunto de ideales que, por lo menos, los atraen en estos tiempos y los estimula a obtener, a como de lugar, provecho de todas esas horas de clase que durante once años se les dictaron.

Es en ese último año en el colegio donde la desazón del interrogante empieza a sentirse. Les inquieta realmente el enorme compromiso de tiempo y dinero para conseguir un título y más cuando las perspectivas laborales y los sistemas educativos varían de un lugar a otro.

Por eso es tan importante pensar cuidadosamente todos los factores implicados para decidir qué hacer con su vida, de modo que no sólo redunde en felicidad personal, sino que nos permita acumular puntos en la vida ¡Adelante!

LA VOZ DEL EXPERTO
Escucha
Freddy H. cristancho rincón / Psicólogo social y comunitario

“El primer paso para tener en cuenta es no dejarse llevar por las emociones, ejemplo: para no alejarme de mis amigos voy a estudiar lo que ellos quieren estudiar, lo que está de moda o en la misma universidad. Esto limita la capacidad individual y de descubrir el verdadero talento que posee.

Llegar a once grado genera gran cantidad de preguntas relacionadas con el siguiente paso a seguir en la vida, preguntas como ‘qué carrera quiero estudiar’,  la universidad a escoger, el Icfes, el ejército, los amigos y tener que sumarse como colaborador de la parte económica de un hogar. Son situaciones que generan muchos interrogantes. La idea es no angustiarse ni apresurarse a tomar decisiones a la ligera.

El segundo paso es empaparse de todas las carreras y posibilidades que ofrece el mercado universitario y tecnológico para identificar cuáles son las que le llaman la atención por su contenido, agrado y recursos para solventarla.

El último paso es idear un proyecto de vida con lógica dimensión y de pronto alcance. A esta edad ya se ha alcanzado madurez para afrontar con responsabilidad las decisiones”.

LISTA
Gran expectativa

Los estudiantes que tienen la posibilidad de continuar sus estudios en una universidad, temen:

1 Ser los primíparos. Después de ser los grandes del colegio ahora serán los pequeños de la U.
2 Estudiar o estudiar. No existen las recuperaciones, ‘salvavidas’ ni ayuditas que valgan. Lo que fue, fue.
3 Encontrarse con estudiantes de otros colegios. Es el momento en el que se mide qué tanto se aprovechó lo que el maestro dictó en cada clase. Llega el sentimiento de culpa al darse cuenta de lo valioso que era aquello que ese maestro trataba de dejar claro mientras todos molestaban o se quedaban dormidos.
4 Confrontar si realmente se está estudiando la carrera acertada o si se va por el camino equivocado.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad