Vendedores de casetas denuncian que nos les respetan sus derechos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-18 05:00:00

Vendedores de casetas denuncian que nos les respetan sus derechos

Alegando que la pasada Administración Municipal “los engañó” y no cumplió el compromiso que pactó con el gremio, los 55 vendedores de periódicos, revistas, confitería y similares del centro de Bucaramanga, se pronunciaron sobre el verdadero motivo de su exclusión del programa de modernización de casetas.
Vendedores de casetas denuncian que nos les respetan sus derechos

Pedro Pablo García Salazar, presidente del Sindicato de voceadores de Prensa, revistas y demás publicaciones, Sivoprensim, denunció que el ex alcalde Honorio Galvis Aguilar le entregó la licencia de ocupación del espacio público a una empresa privada de Cali, de nombre Urbana S.A.

“No entendemos por qué nos quitó ese derecho que teníamos hace 30 años, en forma arbitraria”, se cuestiona este vocero sindical.

Según él, cuando empezaron las obras de Metrolínea en el centro de la ciudad les cambiaron las reglas de juego, y hoy se sienten frustrados y preocupados por el futuro que correrán sus negocios.

NO SON HEREDABLES

Rodrigo Fernández, jefe de la oficina asesora de Planeación Municipal, negó en forma categórica que el proyecto lesione los intereses de los comerciantes estacionarios e insistió que se ha respetado la ubicación de los quioscos.

De acuerdo con el jefe de Planeación local, la titularidad de las casetas continúa en manos de sus propietarios como personas naturales, y explicó que la empresa Urbana S.A. hizo una inversión con la construcción e instalación de un mobiliario. De allí que para poder recuperar dicha inversión, se haya firmado un contrato por 10 años.    

Sin embargo, el directivo de Sivoprensim subrayó que los comerciantes no aceptan que la firma privada explote publicidad durante 10 años en las casetas y una vez terminado ese plazo, tengan que cancelarles dinero y como si fuera poco, “si el vendedor llegara a fallecer, su familia perdería todos los derechos que les pertenece y Urbana se quedaría con el permiso”.

Sobre el particular,  Rodrigo Fernández respondió que las casetas no pueden ser “heredables”, no pasan de padres a hijos; aunque “el Municipio no tiene ningún reparo en que el señor vendedor de periódico o revista sostenga su familia con este negocio”.   

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad