Jue Dic 8 2016
22ºC
Actualizado 09:56 am

Cómo perder a su pareja en diez días | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-22 05:00:00

Cómo perder a su pareja en diez días

No importa si es en diez días o en una semana. Lo que sí es cierto es que existen detonantes que hacen estallar de un momento a otro la relación.
Cómo perder a su pareja en diez días

Quizá usted haya tenido algún caso cercano de la pareja más feliz, pero que al mes rompe y usted queda sorprendido pues eran demasiadas las demostraciones de afecto en público.

Existen situaciones que hacen que las relaciones no tengan vuelta atrás.

Es por eso que usted debe conocerlas y manejarlas con guantes de seda, si no quiere perder a su pareja en un tiempo récord.

Los expertos consultados por Vanguardia Liberal le presentan los detonantes que pueden hacerle ‘estallar’ su vida en pareja.

Si se aleja de ellos, su relación podrá terminar con la tradicional frase: “y vivieron felices para siempre”.

LISTA
No lleve su relación a la caneca de basura

1 Mantenga un alto nivel de comunicación que permita espacios de diálogo sobre aspectos que no le satisfaga de la pareja.   
2 No espere  que sea el otro quien debe mejorar o propiciar la solución, sino hacer un análisis de conciencia sobre modificaciones en su apariencia, condición o comportamiento para ayudar a que la situación sea superada.
3 Ante todo mantenerse firme en el establecimiento de compromisos personales hacia la obtención del beneficio común.

preguntas y respuestas
Luz Elena de la Rosa Puello
Psicóloga experta en psicoterapia de pareja y trastornos psicoafectivos

¿Qué es lo más difícil de perdonar en una relación?
La infidelidad  y los problemas económicos ocupan un lugar destacado en la actualidad, es preciso aclarar que el efecto nocivo de la infidelidad  a corto, mediano y largo plazo es la falta de confianza y los celos obsesivos que deterioran la relación de pareja, aunque la permanencia siga intacta.
La aversión o falta de deseo sexual, la adicción al trabajo, falta de territorialidad y sentido de pertenencia, también son factores que influyen negativamente en la relación de pareja.

¿Cuáles son las situaciones detonantes que llevan a que una relación se acabe de un momento a otro?
Cuando la calidad de vida en pareja desmejora, cuando el compartir y el ser compatibles se vuelve asunto del pasado, la toma de decisiones se polariza. Cada persona no expresa su propia sensualidad en la búsqueda de satisfacciones adecuada a sus circunstancias personales y a su forma de vivirse como sexuado. Cuando en la relación de dos ya no entran en juego muchos agentes: valores, creencias, espiritualidad, forma de pensar y entenderse, el cuidado del otro, atención y empatía. La ausencia de estos factores conlleva a que una relación se acabe.

Se conocen casos de parejas cuyas relaciones son aparentemente estables pero después llega una etapa en la que todo se va al piso. ¿Qué pasa en estos casos?
La pareja decide dejar de lado la represión o la negación a su problemática y decide enfrentarse asumiendo las consecuencias que en muchos casos es la separación. Uno de los cónyuges muestra actitudes de tolerancia y pasividad, pero en la medida en  que transcurre el tiempo estos patrones se agotan y pasa al polo opuesto que es la agresividad y la impulsividad. En muchos casos su efecto es la ruptura, aspecto que sí es proyectado y evidenciado públicamente.

En cuanto a géneros, ¿qué es lo que nos lleva a las mujeres a acabar la relación y qué a los hombres?
En los hombres cuando una mujer se vuelve intolerante, cuando no se satisface sexualmente y no le agrada el aspecto morfológico de la mujer.

En las mujeres cuando los hombres no cumplen con las demandas económicas, infidelidad, adicción al trabajo, falta de territorialidad y compromiso.
En ambos géneros cuando no se cumplen las expectativas y manejan intereses diferentes inician con inconformidad, fastidio, baja tolerancia a la frustración, cansancio y deseos de terminar la relación.

preguntas y respuestas
Ana Tulia Montañés / Psicóloga Terapeuta de Pareja

¿Cuáles pueden ser los detonantes para que una relación  diga aquí no más?
Por lo general cuando se llena la copa el detonante puede ser una situación que para los ojos de cualquier persona es una tontería, una discusión  intrascendente, el florero de Llorente. Lo que es verdaderamente importante es la historia de esa pareja, lo que está detrás, el significado que para ellos tiene ese incidente o detonante.

Algunos temas no resueltos en la pareja que pueden llevar a una ruptura de la relación pueden ser: la violencia o maltrato; la infidelidad que genera un duro golpe a su ego; alguna adicción, al alcohol es la más conocida, pero también se presenta a las drogas, al juego, al trabajo, al Internet, etc. Cuando se permite la interferencia de las familias de origen de cada uno, lo que dificulta que la pareja establezca su propia identidad y se sigue funcionando como hijos de mamá o hijos de papá; cuando no hay un verdadero sentido del compromiso por parte de alguno de los miembros de la pareja, o de los dos.

Cuando se ha perdido esa admiración por el otro, lo que hace que cada uno se sienta valorado y aceptado.

¿Qué no es capaz de perdonar por lo general la mujer en su pareja? ¿Y los hombres que no suelen perdonar?
Creo que tanto a los hombres como a las mujeres los afectan emocionalmente las mismas cosas o experiencias, la diferencia es en el cómo lo expresan. Parecería que a los hombres lo que más los afecta y se les dificulta perdonar es una situación de infidelidad, ya que es un duro golpe para ese héroe que es proveedor y eso le da un poder especial dentro de la familia.  Por otro lado, a las mujeres pareciera que lo que más les afecta es que su pareja no le reconozcan todo su ‘sacrificio’ y todo lo que ella ha dado por cuidar la relación y la familia.

¿Cómo darnos cuenta si una relación va decayendo?
Si alguno de los miembros de la pareja empieza a darse cuenta y a reflexionar sobre su sentimiento de insatisfacción en la relación de pareja. Algunos puntos clave podrían ser: dificultad en la comunicación, no poder hablar abiertamente de lo que genera malestar, pues siempre se termina peleando, culpándose mutuamente, lo que no permite buscar soluciones. Si se habla de estos sentimientos, el otro los toma como un ataque. Conclusión, cada vez se habla menos y empieza el distanciamiento, no se encuentra ningún tema para compartir.

¿Cuando hay posibilidad de salvar una relación?
Cuando ambas personas enfrentan esa realidad de insatisfacción y cada una asume parte de la responsabilidad  que le corresponde, y deja que el otro asuma la parte que le corresponde. También cuando ambos sienten sinceramente que hay muchos valores en el otro, aquello que los atrajo inicialmente y que se desea rescatar.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad