Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 10 2016
25ºC
Actualizado 03:38 pm

Mayorías antidemocráticas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-22 05:00:00

Mayorías antidemocráticas

Y Chávez ganó las elecciones. Consiguió la mayoría de los votos, el 55%, para aprobar su referendo reeleccionista y ahora puede ser candidato en todas las elecciones presidenciales hasta que él quiera y perpetuarse en el poder si logra mantener el apoyo de las mayorías.
Mayorías antidemocráticas

Si embargo, haber logrado la mayoría de los votos en el ejercicio democrático de un referendo en el que la misma oposición reconoce que no hubo fraude, no significa que si Chávez vuelve a ganar las elecciones se pueda decir que es un presidente elegido democráticamente.

Porque tener el apoyo de la mayoría de la opinión pública o lograr la mayoría en las urnas, es condición necesaria pero no suficiente para que subsista la democracia.

No solo porque las mayorías se pueden equivocar o ser manipuladas, como cuando puestas a elegir por Poncio Pilato decidieron liberar a Barrabás y crucificar a Jesús, o como cuando eligieron a Hitler como canciller de Alemania. Ese no es el caso de Venezuela donde la mayoría de la población tiene razones muy válidas y concretas para apoyar a Chávez así no le guste a las antiguas élites que siempre se apropiaron de la riqueza de su país.

En efecto, según la Cepal, la Venezuela de Chávez es, después de Uruguay, el país suramericano con el menor número de pobres y donde ha habido una mayor reducción de la pobreza en lo que va corrido de este siglo, al bajar del 49% al 28%, a la vez que la población en estado de indigencia bajó del 22% al 8%. El contraste con Colombia es evidente, pues la política de seguridad sólo ha bajado la pobreza del 51% al 47% y la indigencia del 24% al 20%.

Ante esta realidad no es extraño que las mayorías populares apoyen a Chávez y quieran reelegirlo. Además, Venezuela es el país que tiene el más bajo índice de Gini de concentración del ingreso y donde más se ha reducido la brecha de ingresos entre los más ricos y los más pobres, que pasó de 15 a 10 veces, mientras que Colombia, con su modelo de crecimiento pro-ricos, es el único país de la región donde aumentó esa brecha hasta llegar a 25 veces.

Pero aunque se tenga la mayoría de votos, en un Estado democrático las mayorías no pueden hacer siempre lo que quieren. Por ejemplo, si en Colombia el referendo para imponer la cadena perpetua a los violadores de niños hubiera propuesto la pena de muerte para esos criminales, y más de ocho millones de colombianos votaran a favor, la Corte tiene que rechazar ese cambio en la Constitución porque es contrario a sus principios fundamentales.

Las mayorías obtenidas desconociendo las reglas del juego o con medios tramposos, tampoco son válidas ni son garantía de decisiones democráticas. Otro ejemplo: las reglas vigentes exigen que un funcionario público se retire un año antes para hacer campaña electoral porque puede utilizar el poder de su cargo y los recursos públicos para hacerse elegir. Si un funcionario viola esa regla, se inscribe como candidato y gana las elecciones, el Consejo de Estado tiene que declarar nula la elección así haya tenido la mayoría absoluta de votos.

Chávez no ha tenido que recurrir a cohechos en el Congreso para cambiar la Constitución, ni su referendo se trató de legitimar con millones de firmas pagadas con dineros de dudoso origen e ilegal manejo, pero sí está cambiando las reglas del juego en la mitad del partido y en beneficio propio. Además, ha utilizado todo el poder presidencial no para mantener una revolución que sí ha mejorado la vida de los pobres en Venezuela, sino para perpetuarse como caudillo. Es cierto que tiene la mayoría en las urnas, pero las mayorías pueden ser antidemocráticas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad