Publicidad
Jue Mayo 25 2017
25ºC
Actualizado 04:46 pm

Qué diablos es un ‘chiflón’ | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-23 05:00:00

Qué diablos es un ‘chiflón’

Tengo la orientación para varias preguntas que rondan en muchas cabezas desde hace algunos años, cuando Andrés López apareció con la “comedia de pie” ‘Pelota de letras’, que retrata bastante de cerca a las familias de clase media de las últimas décadas en nuestro país. Se burla López (y nos hace recordar, y reír, por supuesto) de lugares comunes en el habla de los colombianos, como el “deje así”, que en Santander es “dejemos así”, y que en verdad lo usa casi todo el mundo –por eso son lugares comunes–.
Qué diablos es un ‘chiflón’

Y recurre a una circunstancia bien interesante cuando menciona palabras “inventadas” por nuestros padres y abuelos, como ‘sereno’ y ‘chiflón’, aunque le faltaron otras, como ‘cuajarón’, ‘mojón’, ‘enjalma’, ‘revolcón’, ‘pimpina’, ‘vahído’, ‘bollo’ o ‘envuelto’, ‘pellón’, ‘zamarros’, ‘alforjas’ y muchas, muchas más, que usaban y usan nuestros mayores, y que nosotros no hemos podido entender aún.

Y así como a este comediante se le quedaron en el tintero muchas palabras de esas que no alcanzamos a comprender, también se le quedó sin mencionar esa postura facilista de la juventud de todos los tiempos (me incluyo, por supuesto, como joven que fui –y sigo siendo, ni más faltaba–) de solucionar todo diciendo simplemente que ellos están locos, que usan palabras inventadas, y que deben pegarse a la nueva onda para poder hablar. Que deben convertirse “a lo moderno” los símbolos para que podamos entenderlos; hasta los símbolos patrios. Y sale toda la muchachada de los primeros años escolares con la certeza de que su disco duro está completamente programado y lleno, y no necesitan ya de nada más. Es que, después de ‘transición’, los niños no aceptan que se les contraríe porque ya se las saben todas.

López retrata muy bien la postura juvenil cuando pregunta: ¿Y puede alguien decirme qué diablos es el ‘sereno’? ¿Y puede alguien explicarme qué diablos es un ‘chiflón’? Un estudiante chistoso me hizo en una ocasión alguna de estas preguntas, con énfasis y todo, y yo le respondí que debía hacer lo que definitivamente no se les ha podido ocurrir en esa sapiencia magna con que terminan su año de transición en el preescolar: “Consulte el diccionario”. Ahí está la respuesta a la bestial encrucijada intelectual en que López sumió a todos estos sabios juveniles.

Es tan fácil hacerlo, pero lamentablemente nos negamos a salirnos de las doscientas palabras que tiene el pobre léxico en nuestro disco duro. Eso sí es duro, de verdad.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad