¿Qué hacemos con... El futuro que nos espera? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-23 05:00:00

¿Qué hacemos con... El futuro que nos espera?

Tenemos un presidente muy especial. Quienes están en su círculo afirman que trabaja dieciocho horas diarias, de domingo a sábado, no descansa. Tiene una actividad que “sorprende y asombra”, difícil de emular. “Repica, oficia la misa, dice sermón largo, da comunión, preside la procesión, echa la pólvora.
¿Qué hacemos con... El futuro que nos espera?

¿Quién otro puede hacerlo?. Madruga a querellar, se retira a descansar dejando prendida la llama de la discordia. La prensa amiga y opositora ha estado pendiente meses y meses de un NO, que todo el mundo sabe que es un SÍ.

Al fin lo dijo. Afirma una cosa en la mañana y modifica su criterio por la tarde. Posee, nadie lo duda, un don muy especial, porque la gente lo sigue masivamente sin importar lo que piense, diga o haga. Inició el camino hacia Palacio con pocos partidarios, lo cual equivocó a un santandereano llamado a colaborarle, que para su mal dijo que no lo hacía y cuando quiso subir al tren de la victoria encontró la puerta cerrada. De malas.

El Dr. Uribe llegó a Palacio, repitió período y seguramente continuará en el poder hasta el 2030 o más. Hay al menos doce aspirantes a sucederlo si él quiere irse. Los precandidatos, salvo uno, Garzón, todos según aseguran quienes les llevan hoja vida, han estudiado magníficamente becados aquí y en el extranjero. Privilegio de unos pocos en detrimento de muchos.

Según Alan Jara el señor Presidente tiene admiradores en todos los credos sociales, políticos, económicos y religiosos. Afirma que “el Dr. Uribe tiene aval de la guerrilla que dice que su presencia en el palacio le conviene” y que El Común está absolutamente convencido de que sólo él es capaz de derrotarla. Con sello gana el Dr. Uribe y con cara gana el Dr. Uribe. El referéndum aclarará todas las dudas y pondrá las cosas en orden. El pueblo, la voz de Dios, como elector primario tiene la palabra. Las mayorías difícilmente se equivocan pero suelen mandar las minorías.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad