Tía o mamá ¿A quién obedecer? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-23 05:00:00

Tía o mamá ¿A quién obedecer?

Uno de los mayores sueños de los padres de familia es contar con el tiempo necesario para estar junto a sus hijos cuando ellos lo requieren. Sin embargo, los compromisos económicos que demanda el hogar hacen que papá y mamá salgan todo el día a laborar, obligándolos a dejar el cuidado de sus pequeños a terceras personas, como algún miembro de la familia. En este caso, los tíos.
Tía o mamá ¿A quién obedecer?

En muchas familias se da el caso de hombres y mujeres que, por diferentes razones, aún permanecen solteros. Ya sea porque hasta el momento quieren disfrutar de su independencia o porque por estar comprometidos con sus seres queridos, cuando menos lo pensaron se dieron cuenta de que ‘los había dejado el bus’.
Independiente de la causa, estas personas al tener un acercamiento con sus sobrinos desarrollan diferentes sentimientos.

Algunos no soportan a sus sobrinos más de media hora porque no tienen paciencia con los niños. ‘Los aguantan’ porque son los hijos de sus hermanos, pero si por ellos fuera los sacarían a escobazos de casa apenas asoman la cara en la puerta.

Diferente sucede con otros quienes se sienten agradecidos por tener sobrinos, pues son ellos los que le brindan la posibilidad de sacar a relucir ese espíritu maternal o paternal que llevan dentro. Los quieren como si fueran sus hijos y los complacen en todos sus caprichos. Incluso hay quienes les pagan los estudios.

Aunque a simple vista este sería el perfil de tío que todos quisieran tener, los problemas comienzan cuando a cambio de lo que dan, asumen el derecho de regañar, imponer disciplina o consentir a los pequeños, yendo en contra de la autoridad de los padres.

¿Qué hacer en estos casos? A esta y más preguntas respondieron profesionales y expertos en el tema.

No tiene precio

Los niños deben entender que los tíos son personas que los adultos han delegado para que hagan valer el orden y la disciplina mientras ellos no están presentes. Para esto, es necesario que padres y tíos mantengan el mismo código de normas para que el menor no se confunda.

Este es el pensamiento de Diana Zuleta Londoño, psicóloga clínica de niños y adolescentes, quien aclara que una doble figura puede afectar al niño, al punto de que pierda valor el criterio de uno de ellos. El niño va a acoplarse a la persona que sea menos exigente, es decir, la que más le convenga para hacer lo que quiere.

“A veces los tíos se vuelven aliados de sus sobrinos para ganárselos, no dándose cuenta de que esto afecta su formación. Mientras ese tío quiera colaborar no hay ningún problema. El problema comienza cuando choca con su formación”, explica Diana Zuleta.

Siempre hay límites

Siempre que el objetivo sea querer a los niños, todo es válido sin importar de quién provenga ese cariño, ya sea por parte de los padrinos, abuelos o tíos. Sin embargo, es importante que esa manera de querer por parte de los adultos no vaya en contra de las pautas de crianza que han fijado los padres. Todos deben manejar un solo criterio como base formativa para los niños.

De acuerdo con Zulma Castañeda Collazos, psicóloga y consultora en desarrollo humano, no es bueno que los menores se expongan a más de un ícono de autoridad. Por ejemplo si ve que el tío tiene temperamento más fuerte que sus progenitores, los niños van a ver que sus tíos tienen mayor influencia que papá y mamá.
“De alguna manera en los tíos surge un afecto no elaborado de manera adecuada porque nace por una carencia que ha visto contraprestada por sus sobrinos. Él debe asumir su rol de tío dentro de la relación familiar y no un rol de padre o madre que no le pertenece”, afirma la psicóloga.

Esta profesional agrega que es importante que papá y mamá hablen con su hijo y le expliquen que su tío o tía los cuidan y les proveen cierto tipo de afecto o detalles, pero son sus padres los que tienen la autoridad para llamarles la atención y de aprobar o no alguna situación. Si ese tío quiere colaborar con el cuidado, estudio o cariño hacia su sobrino, debe tener claro desde el principio que ese hecho no puede ir en contra de los parámetros que los progenitores han fijado.

preguntas y respuestas
Yolanda Hernández
Psicóloga

¿Hasta qué punto los padres de familia deben permitir que ese tío se involucre en la vida de su hijo? “Los padres deben establecer parámetros dentro de la relación  familiar, dejando claro que la responsabilidad en la orientación y  asesoría para su hijo es exclusiva de ellos. Por lo tanto, al tío se le agradece la colaboración y en algunos momentos las sugerencias que pueda emitir con respecto al comportamiento del sobrino, pero quienes establecen los lineamientos formativos son los padres. Los padres deben tener una comunicación asertiva con el tío, para que éste entienda la posición de cada uno”.

A cambio de esos regalos y el subsidio de sus necesidades básicas ¿Se le debe permitir que tome partido en la crianza del menor?
“De ninguna manera se debe permitir que como contraprestación por la ayuda económica que pueda ofrecer al sobrino, el tío se exceda en tomarse atribuciones que no le corresponden. Mientras los padres existan, son  ellos quienes tienen el compromiso moral de instruir a su hijo con amor, sin rodeos y ayudarle en la construcción de su proyecto de vida”.  

¿Cuáles son los beneficios o consecuencias de que los niños vivan con esa figura tan cercana de su tío?
“Todo depende de la manera como se manejen los límites de compromisos y responsabilidades. Es beneficioso para el sobrino cuando el tío llega a acuerdos con los padres del niño y las posibles sugerencias las transmite directamente a los progenitores, manejando una comunicación cordial en pro del mejoramiento de la calidad de vida del niño.

En caso contrario, la asesoría por parte del tío puede generar malestar en las relaciones con los padres, como también contradicciones en las pautas de crianza”.  
¿Con base en qué los padres deben definir esos acuerdos con los tíos?  
“Con base en la potestad y compromiso de ‘ser padres’, porque el tío puede querer demasiado al sobrino y ayudarle económicamente, pero es primordial aclarar que las personas que orientan y tienen la responsabilidad de construir valores y pautas en el proceso de  formación son los padres. Solamente en ausencia de los padres podría intervenir directamente el tío”.

El niño también le dice al tío ‘papᒠo ‘mamᒠ¿Esto qué implica?  “Implica que el niño no va a tener claridad en algunos factores de la personalidad porque vive con sus padres, recibe ayuda del tío, pero también le dice ‘papᒠo ‘mamᒠa su tíos. Estos vacíos pueden utilizarse en momentos de inconformidad por parte del niño. Cuando no esté de acuerdo con sus padres tiene el apoyo del tío y finalmente el niño podría manipular la situación, convirtiéndose el tío en el escudo para hacer lo que le convenga.

Debemos recordar que querer es educar y no alcahuetear, por ello  los padres y los tíos deben estar sincronizados en el manejo de las relaciones intrafamiliares”.

LISTA
Para tener en cuenta

Los profesionales consultados coinciden al afirmar que los tíos deben:

1 Saber en qué consiste la relación con su sobrino y cuáles son los valores y disciplina que sus padres han establecido para él.
2 No tomar atribuciones como negarles permisos o autorizarlos sin contar con la aprobación de los padres.
3 Si existe algo que el niño debe mejorar, el tío debe decírselo a los padres para que ellos sean quienes tomen los correctivos pertinentes.
4 Si son los que pagan los estudios, tienen derecho de estar pendientes del rendimiento y las calificaciones. Esto no les da derecho de ejercer medidas correctivas que sean directamente tarea de los padres.
5 No intentar el desplazamiento o minusvaloración de la figura de los progenitores.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad