“Mi esposa me dio una cachetada” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-30 19:45:21

“Mi esposa me dio una cachetada”

“A la mujer no se le pega ni con el pétalo de una rosa”, reza uno de los refranes más conocidos en la sociedad. Igual lo deja claro una canción, interpretada por el cantante Reyli, que dice: “…Pégale a la pared pero nunca a una mujer…”.
“Mi esposa me dio una cachetada”

Mensajes como estos han tomado voz, debido a los casos de violencia conyugal en los que las mujeres han sido las víctimas. Sin embargo, poco se habla cuando ellas son las que levantan la mano.

Frente a esto surgen las preguntas: ¿Qué pasa cuando ella es la que golpea? ¿Puede un golpe poner a tambalear la estabilidad de un matrimonio?

*Fernando es un ingeniero de 42 años que siempre se había sentido orgulloso de la buena relación que tenía junto a su esposa, con quien convive desde hace tres años. Siempre con diálogo y tolerancia habían resuelto las diferencias que se presentaban.

Recientemente, según él, la familia de su esposa interfirió en sus discusiones de pareja, frente a lo que Fernando reaccionó argumentando que ellos no tenían derecho de involucrarse.

“Mi amor no quiero que tus padres se metan en lo que no les importa”. Esta frase fue la que la motivó a golpearlo.

“Me dio una cachetada. Me dijo que aunque no es correcto que la familia se inmiscuya entre los dos, no tenía derecho de decir que sus padres se estaban metiendo en lo que no les importaba, porque ella era su hija y por obvias razones les tenía que importar lo que le sucediera”, dijo.

Hoy Fernando no sabe qué hacer. Por su mente ha rondado la posibilidad de una separación, pues manifiesta que si su esposa lo golpeó una vez, podría hacerlo nuevamente, pues ya se perdió el respeto. Además, enfatiza que su mamá nunca le puso ‘una mano encima’, por lo que su cónyuge no tenía derecho de hacerlo.

¿Qué hacer cuando se da por primera vez un golpe al interior del matrimonio? A esta pregunta respondieron profesionales y expertos en el tema.
(*) Nombre modificado

¿Un llamado de atención?

Los golpes al interior de una pareja tienen diferentes apreciaciones. Para algunas es normal que se hagan presentes, mientras que otros pueden verlos como la causa para terminar la relación, pues consideran la agresión física como una falta de respeto que no hace parte de su estructura de valores.

Este es el pensamiento del psicólogo Rogerio Saavedra, quien señala que ante un primer golpe es importante reconocer qué fue lo que impulsó la agresión en su pareja.

“No justifico la agresión física, pero un motivo que puede hacer que la mujer pierda la razón es sorprender a su esposo en un evento de infidelidad, por ejemplo, o cualquier otro acontecimiento que despierte la ira”, afirma el psicólogo.

Por su parte, la psicóloga y especialista en neuropsicología y programación neurolingüística, Maritza Gabriela Otero, señala que es importante reconocer en qué etapa del matrimonio se encuentran los cónyuges.

Esto, porque las alarmas de la vida marital comienzan a encenderse entre los dos y tres años, cuando se ha caído el ‘velo’ de la relación. Es a partir de este momento en el que deben reaccionar y solucionar los problemas con amor, inteligencia, tolerancia y respeto.

Un golpe es una falta de respeto porque, de acuerdo con Rogerio Saavedra, sobrepasa el límite de la persona. Sin embargo, el golpe por lo general no aparece espontáneamente. Siempre tiene antecedentes.

“Las parejas dicen que dialogan pero a veces ese diálogo está violentando verbalmente al otro. Por eso, el golpe puede ser la respuesta de uno de ellos ante la incapacidad de defenderse del otro con palabras del mismo tono”, señala Rogerio Saavedra.

¿Cómo evitar la agresión física? A esta pregunta la psicóloga Maritza Gabriela Otero recomienda tranquilidad y respirar profundo durante los momentos de mal genio. De ser necesario, pedirle al esposo o esposa postergar la discusión porque quiere evitar malos tratos.

Si ese primer golpe ya se ha dado, Maritza Gabriela considera que los dos deben aceptar que fue un error y juntos buscar una solución. El psicólogo Rogerio Saavedra no considera que el divorcio sea la solución.

LA VOZ DEL EXPERTO

Reconocer las causas

MANUELA BOHÓRQUEZ
Terapeuta de familia

“La agresión física es un desborde agresivo en cualquiera de los miembros de la pareja, ante la imposibilidad de expresar con palabras un gran malestar que se está sintiendo. De esta manera, una cachetada puede representar el grado más alto de agresión y al mismo tiempo la única manera que una mujer busca para ser escuchada.

En este sentido, la cachetada es un campanazo que muestra que hay algo en esa relación de los dos que pide a gritos ser solucionado.

Para nuestra sociedad es impactante que la agresión provenga de la mujer, pues tradicionalmente el agresor cotidiano y ‘permitido’ ha sido el hombre.

Por eso, muchos verían como absurdo que la mujer quisiera terminar la relación porque ella fue la agredida. Aún nuestra sociedad sexista no le tolera a la mujer un comportamiento que sí toleraría en el hombre.

Si se da la cachetada por primera vez, la solución no es terminar la relación. Al contrario, es reflexionar profundamente y ojalá, con ayuda de un terapeuta, reconocer los motivos que produjeron el malestar, para que no se ahonde la crisis.

No se debe pensar en víctimas y culpables, sino en personas en búsqueda de amor y reconocimiento que, al carecer de una buena imagen de sí mismos, se someten o buscan someter al otro a través de la fuerza. Por eso es necesario que se empeñen en encontrar modos de comunicarse”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad