Jue Dic 8 2016
26ºC
Actualizado 11:44 am

Estadounidense, primera refugiada en Latinoamérica por violencia doméstica | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-07-28 05:00:00

Estadounidense, primera refugiada en Latinoamérica por violencia doméstica

Tras años de huir y vivir con miedo, no sólo por la violencia doméstica de la que fue víctima, sino de las mismas autoridades de su país, la estadounidense Cherelyn Tomayko inició hoy una nueva vida al lado de su esposo y sus hijas en Costa Rica, país donde ahora goza del estatus de refugiada.
Estadounidense, primera refugiada en Latinoamérica por violencia doméstica

Tomayko, de 47 años, se convirtió esta semana en la primera mujer en Latinoamérica en recibir el estatus de refugiada por ser víctima de violencia doméstica en su país de origen, y toda Costa Rica celebró la decisión de las autoridades.

La estadounidense, enfermera de profesión, huyó a este país centroamericano hace 10 años, con sus hijas mayores, de 10 y ocho años, a causa de las agresiones de que era víctima por parte de su ex esposo, Roger Cyprian.

Sin embargo, Cyprian la acusó de secuestrar a la hija de ambos, Alexandria, hoy con 18 años, y fue así como esta mujer pasó a ser, desde 2000, una de las personas más buscadas por el Buró Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés).

Sobre el fracaso del intento de extraditar a su ex esposa, Cyprian comentó: “parece que cualquier puede cometer un delito aquí en Estados Unidos, irse a Costa Rica y quedar impune. Lo que más quiero es ponerme en contacto con mi hija”.

“Yo pude pasar toda la vida en la cárcel por mis hijas, por mis hijas fui encarcelada siendo un pecado, pero ya estoy lista para ir a casa”, expresó la estadounidense con una sonrisa.

Nueva familia

En Costa Rica, Tomayko se casó con el costarricense Javier Montero, con quien tuvo otras dos hijas, de siete y cinco años en la actualidad, y llevaba una vida tranquila y normal hasta que en septiembre de 2007 fue localizada por la Policía Internacional (Interpol), y ahí empezó de nuevo su calvario.

Hace siete meses Tomayko fue recluida en la cárcel a la espera de ser extraditada a EU, donde le esperaba en Texas un juicio por secuestro internacional; pero su familia empezó a tocar puertas en el Gobierno y organismos de derechos humanos, que de inmediato se unieron a la causa en favor de la estadounidense.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad