Publicidad
Publicidad
Lun Dic 5 2016
20ºC
Actualizado 10:13 pm

Bajo el aguacero | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-25 05:00:00

Bajo el aguacero

Todos los gobiernos con alguna capacidad para endeudarse o para usar recursos de su propio ahorro, se embarcan en programas de impulso de la demanda interna en este ambiente de recesión global.
Bajo el aguacero

China, Estados Unidos, Gran Breta√Īa, la zona del euro, Chile, M√©jico, India, han anunciado sus propias versiones del empuj√≥n fiscal que hoy resulta indispensable para recuperar, en alguna medida y en alg√ļn momento, el empleo y el ingreso. L√°stima: el gobierno colombiano s√≥lo puede coger una cosa aqu√≠ y otra all√° para juntarlas y declarar que la inversi√≥n p√ļblica ser√° este a√Īo un factor estimulante de la econom√≠a nacional. En verdad, muy poco frente al tama√Īo del problema que puede sobrevenir.

El gobierno se queda con la insistencia en una ¬ďpol√≠tica fiscal razonablemente antic√≠clica¬Ē (sic.), anuncios abstractos de que se garantiza el financiamiento de la actividad productiva ¬ďcon especial √©nfasis en la peque√Īa y mediana empresa¬Ē y declaraciones m√°s et√©reas a√ļn sobre la protecci√≥n del empleo y la promoci√≥n de la competitividad. Ello queda envuelto en un paquete titulado un ¬ďCompleto Plan Antic√≠clico¬Ē, que viene acompa√Īado por la insistencia en la consolidaci√≥n de la confianza de los inversionistas como otra pata del famoso tr√≠pode presidencial.

Ante la angustia que reina en el panorama, es como si el due√Īo de casa leyera en voz alta el c√≥digo de buena conducta al tiempo que los b√°rbaros derriban la puerta. Pero, en fin, no tenemos recursos financieros p√ļblicos a los que pudi√©ramos acudir en estas circunstancias. El gobierno colombiano no puso nueces en el nido. Estamos condenados a vivir la tormenta montados en nuestro bote de remos. ¬†

De todos modos, la m√°xima esperanza colombiana reside en que los extranjeros, y especialmente los ¬ďsocios comerciales¬Ē ricos (Estados Unidos, Alemania¬Ö) logren recuperar su propia salud b√°sica. Otra l√°stima: Venezuela y Ecuador, tan importantes para la industria colombiana, penden de un hilo. Habr√° despu√©s m√°s tela para cortar, pero es necesario reconocer que estamos bajo el aguacero global y en descampado.

Una pregunta que est√° cada vez m√°s en boca de los comentaristas en otros lares es la siguiente: Considerando la escala global del problema, ¬Ņbasta con un gran est√≠mulo fiscal para recuperar el crecimiento de las mayores econom√≠as? En el caso de Estados Unidos, analistas de primer orden como Nouriel Roubini y el brit√°nico Martin Wolf piensan que el programa aprobado es insuficiente, que las empresas privadas y las familias estadounidenses tendr√°n por varios a√Īos muy templadas las riendas del gasto y que la recuperaci√≥n del empleo podr√≠a, en esas condiciones, durar mucho m√°s tiempo que el previsto.

Todo ello podr√≠a terminar generando mayores costos fiscales sin un impacto cierto en la recuperaci√≥n de la actividad econ√≥mica. Al otro lado del atl√°ntico, ahora se oyen frecuentes voces de preocupaci√≥n por las dificultades de la econom√≠a alemana para ¬ďpicar hacia arriba¬Ē r√°pidamente. Es hora de que en Colombia levantemos la mirada hacia estos asuntos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad