Reflexiones | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-26 05:00:00

Reflexiones

“Hay gente tan pobre, tan pobre, que lo único que tiene es plata”. Esta frase se la escuché a un oyente que intervino en un programa de radio sobre la crisis económica actual.
Reflexiones

Comentaba que era lamentable el fin de muchos ejecutivos, banqueros y financistas (varios de ellos suicidados), promotores y beneficiarios de una era de prosperidad cuyas bases eran artificiales, lo que generó el derrumbe de todos esos emporios y la ruina de millones de personas que confiaron en ellos.

Resulta comprensible el mensaje del ciudadano, si tenemos en cuenta que a esos niveles de aparente bonanza económica, el individuo todo lo asume en función de lo que le es útil y provechoso para él, del dinero como tal, y para sostenerse en ese mundo de artilugios y lentejuelas apela a todo, inclusive hasta al delito, olvidando un aforismo latino que enseña “...honestum non est semper quod licet”, no siempre es honesto todo lo permitido.

De todo lo narrado surgen múltiples lecciones que deja la debacle económica actual y de la cual no están exentas las naciones del Tercer Mundo. Acá también se practica la filosofía del utilitarismo sin límites. Ese sistema considera la utilidad como principio de la moral y cuando se desborda, todo lo que no es útil, incluidas las personas, debe desecharse. Entendemos que toda sociedad se caracteriza por la insatisfacción permanente de sus integrantes, unos en mayor grado que otros, dependiendo del número de necesidades colmadas y logros obtenidos. Esto es connatural al hombre. Sin embargo, resulta reprochable que los Estados a través de sus autoridades, no asuman como prioridad y obligación la de controlar los desmanes y desafueros de quienes detentan el poder económico y así impedir el maltrato de los asociados.

Estas cosas no sucederían si la mayoría de los hombres no tuvieran casi una fe ciega en todo lo que oyen, ven y leen. La ausencia de una critica que permita discernir lo posible de lo imposible, lo verosímil de lo inverosímil, permitiría a los individuos no ser atrapados en las garras del utilitarismo. Muchos de esos líderes que hoy hacen parte de la crisis, seguramente pensaron que la mejor manera de someter a las gentes era mantenerlas en la ignorancia. En verdad resultó tan malo para unos como para otros, pues si los primeros usufructuaron la ingenuidad, los otros fueron víctimas de su propia demagogia.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad