De Roma a Groenlandia | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Sáb Dic 16 2017
21ºC
Actualizado 06:07 pm

De Roma a Groenlandia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-27 05:00:00

De Roma a Groenlandia

En la comunidad del ciberespacio se cuecen relaciones inusitadas y se hacen invitaciones audaces. A través de “Facebook” me pidieron unirme al grupo que sugiere trasladar al Vaticano a Groenlandia.
De Roma a Groenlandia

La invitación que me han cursado contiene sugestivas promociones. “Sabemos de su fe en el Redentor”, comienza diciendo la nota. Luego añade, “creemos que Benedicto ha hecho más que muchos otros Papas por el racionalismo”. A esas alturas, el ejército de mis prejuicios religiosos ya había bajado la guardia.

Nada seduce más a un hombre libre que el tentador veneno de la razón. “¿O acaso la cadena de sus equivocaciones públicas no constituye la más valiosa contribución al desmoronamiento del dogma de la infalibilidad Papal?, continuaba la invitación. Y para remate, añadía “además sus rojos zapatos de Prada lucirían muy bien en la alabastrina nieve ártica”.

¿Equivocaciones? Bueno, acusar al mundo islámico de proclividad a la violencia, traer al redil al excomulgado Williamson sin importar que éste siga negando el holocausto, persistir en la no renovación de la iglesia y ahondar en los asuntos que desunen los credos del mundo, no es poco. La tozudez en temas como el celibato de los clérigos, la comunión de los divorciados y la febril oposición al condón, raya en la ridiculez.

Quizás desde que el Papa Bueno, Juan XXIII, sorprendió al mundo con la convocatoria al Concilio Vaticano II y ratificó su intención de mantener a su rebaño en un camino abierto a la “reforma permanente” para presentar de una manera nueva el mensaje cristiano, no presenciamos una verdadera intención ecuménica.

Y la Iglesia romana se está quedando sola. Juan XXIII, defensor de la libre crítica, a menudo repetía: “Preocupémonos por lo que une y dejemos aparte lo que nos divide”. Benedicto excluye, usa el báculo para demarcar una élite de católicos “auténticos”, que amenaza con convertir al catolicismo en una secta, como indica el respetado teólogo Hans Küng.

Küng criticaba con la libertad que Jesús predicó y practicó (“no se hizo el hombre para la ley, sino la ley para el hombre”) el dogma de la infalibilidad, que era visto desde fuera de la iglesia como un absurdo. Ratziger, en 1980, como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, prohibió a Küng seguir enseñando teología. Después de todo esto, me uno: ¡el Vaticano a Groenlandia!

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad