La muerte de ¬ĎRa√ļl Reyes¬í sepult√≥ pol√≠ticamente a las Farc | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-01 05:00:00

La muerte de ¬ĎRa√ļl Reyes¬í sepult√≥ pol√≠ticamente a las Farc

¬ďAbatido Ra√ļl Reyes¬Ē, as√≠ resum√≠an los titulares de prensa la muerte de Luis √Čdgar Devia Silva, nombre de pila del abatido jefe guerrillero, quien la madrugada del primero de marzo de 2008 sufri√≥ el m√°s fuerte golpe dado a esa organizaci√≥n armada ilegal, tras una seguidilla de hechos que enaltecieron a las Fuerzas Militares y de Polic√≠a.
La muerte de ¬ĎRa√ļl Reyes¬í sepult√≥ pol√≠ticamente a las Farc

¬ŅC√≥mo est√°n pol√≠ticamente las Farc? y ¬Ņc√≥mo las afect√≥ la muerte de ¬ĎReyes¬í? son algunas de las preguntas que surgen un a√Īo despu√©s de este suceso, que hoy tendr√° en alerta a las autoridades para evitar desmanes o atentados de milicianos, quienes podr√≠an recurrir al terrorismo durante este aniversario, tal como inform√≥ el Ministro de Defensa, Juan Manuel Santos.

Expertos consultados coinciden en que la ausencia de ¬ĎReyes¬í afect√≥ el ya disminuido papel pol√≠tico de las Farc y consideran que a pesar de la presencia de Alfonso Cano, Iv√°n M√°rquez y Milton de Jes√ļs Toncel, alias Joaqu√≠n G√≥mez, est√© √ļltimo designado como el sucesor de ¬ĎReyes¬í, no existe hoy ni en el mediano plazo una cabeza visible que las Farc puedan mostrar en el tema pol√≠tico. Sin embargo, todos recomiendan no cantar victoria.

Entre tanto, desde el Gobierno se adelantan conversaciones y se pide colaboración de otros Estados para que les cierren las puertas a las Farc.

¬ĎReyes¬í muerto, rey puesto

Para el polit√≥logo √Čdgar Pe√Īuela, un a√Īo despu√©s de la desaparici√≥n de ¬ĎReyes¬í, las Farc han intentado no mostrarse ni disminuidas, ni fortalecidas, sino que han tenido relevos.

¬ďA rey muerto rey puesto¬Ē, dice Pe√Īuela al afirmar que tras la muerte de ¬ĎReyes¬í otros asumieron ese triste papel en el conflicto colombiano. ¬ďEl encargado de llevar las banderas ideol√≥gicas en ese grupo armado ilegal, fue Alfonso Cano¬Ē, dijo.

¬ďEso no quiere decir que hayan sido en alg√ļn momento fuertes ideol√≥gicamente, sino que con la desaparici√≥n de ¬ĎRa√ļl Reyes¬í, se dio un cambio¬Ē, precis√≥.

De la misma manera, Pe√Īuela desestim√≥ que se est√©n motivando cambios pol√≠ticos o ideol√≥gicos en la guerrilla para dejar atr√°s el tema de la barbarie, multiplicado tras las recientes liberaciones de Alan Jara, Sigifredo L√≥pez y los cuatro uniformados, pero ese aspecto ¬ďse refleja m√°s con la masacre de los ind√≠genas Aw√°¬Ē, a√Īadi√≥.

Heridas de gravedad

Una visión distinta tiene John Marulanda, experto en seguridad, para quien el tema político, cuando de las Farc se trata, debe dividirse en dos: uno interno y otro externo.

En el primero, dice Marulanda, las Farc est√°n pol√≠ticamente derrotadas. ¬ďNo se han podido recuperar del fuerte golpe que masivamente le dieron los colombianos el 4 de febrero de 2008¬Ē. Lo que las Farc buscan es recuperar el terreno que han perdido debido a lo que √©l llama ¬ďmiop√≠a pol√≠tica interna¬Ē que han tenido por no saber engranar la lucha armada con las banderas pol√≠ticas.

Un panorama similar se refleja en el campo internacional ¬Ėdice- en el que las Farc han perdido mucho terreno, pero ¬ďtodav√≠a existen puntos de apoyo que son ajenos a nuestra realidad¬Ē, se√Īala sin temor a mencionar sectores que describe como ¬ďafrancesados izquierdistas, que a√ļn creen que las Farc son una opci√≥n pol√≠tica para Colombia¬Ē.

¬ďLas Farc est√°n heridas de muerte en Colombia, gravemente heridas en Am√©rica Latina y con algunos p√°lpitos en Europa y Asia¬Ē, a√Īade. A pesar de ello, no descarta que las Farc puedan recuperar algo del camino perdido. Dice que esa responsabilidad es de las √©lites pol√≠ticas del pa√≠s, quienes deber√°n responder a las necesidades sociales y ayudar a cerrarle el paso a esa guerrilla.

Adiós a las Farc

M√°s severo es el concepto que frente al papel pol√≠tico de las Farc tiene el ex viceministro de Justicia Rafael Nieto Loaiza, para quien la ca√≠da de ¬ĎReyes¬í, sumada a las deserciones y bajas de mandos altos y medios, ha hecho que el panorama de las Farc haya cambiado radicalmente.

Para Nieto, las Farc son menos fuertes tanto pol√≠tica como militarmente, y no s√≥lo por la muerte de ¬ĎRa√ļl Reyes¬í, sino por los duros golpes propinados por la Fuerza P√ļblica. Al respecto, record√≥ las muertes de ¬ĎManuel Marulanda¬í, ¬ĎIv√°n R√≠os¬í, ¬ĎEl Negro Acacio¬í, ¬ĎJJ¬í, y por supuesto, las deserciones de ¬ĎKarina¬í e ¬ĎIsaza¬í, sin contar las m√ļltiples bajas en medio del combate. ¬ďEn el √ļltimo a√Īo y medio han perdido a tres miembros del Secretariado y un importante n√ļmero de jefes de frente¬Ē, record√≥.

Esas, dice, no son las √ļnicas consecuencias, pues ¬ďadem√°s crea una enorme dificultad para adelantar ataques¬Ē. Muestra de eso ¬Ėdijo- es la forma de operar, pues m√°s que nunca recurren a minas antipersonas, bombas, explosivos y atentados terroristas, como el hecho en contra del Palacio de Justicia de Cali. Tambi√©n, se han visto obligados a moverse en peque√Īas unidades. ¬ďInternacionalmente muchos de los contactos quedaron al descubierto gracias a los computadores decomisados¬Ē, a√Īade Nieto Loaiza.

Sobre las recientes liberaciones unilaterales, Nieto fue contundente: ¬ďlas Farc han intentado usar el tema del secuestro y las liberaciones para figurar pol√≠ticamente. Esto ha sido un pretexto para iniciar un di√°logo con sectores como Colombianos y Colombianas por la Paz¬Ē.

La política, más que una estrategia

Un criterio distinto, sin ser optimista, propuso Jairo Libreros, experto en temas de defensa. ¬ďLa muerte de ¬ĎRa√ļl Reyes¬í no s√≥lo afect√≥ el orden de batalla de las Farc, sino que le impuso una l√≠nea estrat√©gica muy importante y una visi√≥n pol√≠tica¬Ē.

Para este analista, ¬ďla muerte de ¬ĎReyes¬í afect√≥ la l√≠nea de mando en las Farc, pero tambi√©n le dio alas y aliment√≥ la consolidaci√≥n de una visi√≥n m√°s pol√≠tica en busca de mostrar que el intercambio humanitario es la salida al conflicto armado¬Ē, consider√≥.

A la par del repentino cambio en la c√ļpula guerrillera, tambi√©n fue posible observar c√≥mo se dieron los cambios en los cuadros de mando. ¬ďAunque parezca extra√Īo se fortaleci√≥ pol√≠ticamente¬Ē, esa fue una de las razones por las cuales llegaron a la entrega unilateral de personalidades.

¬ďLas Farc se han visto en la obligaci√≥n de tener varios interlocutores en materia pol√≠tica y hacer una apuesta fuerte para mostrar internacionalmente el tema del acuerdo humanitario, m√°s que el tema interno¬Ē, afirm√≥ Libreros.

Esta es otra de las razones por las que propició reformas operacionales y descubrieron que necesitaban mandos jóvenes, militares con mayores niveles de autonomía en los sectores donde tienen alguna injerencia militar.

¬ďLas Farc no van a volver a tener un hombre como Manuel Marulanda, ni un vocero como Ra√ļl Reyes¬Ē, dijo, no sin antes precisar que el papel que le fue encomendado a ¬ĎAlfonso Cano¬í apenas se est√° construyendo, porque la muerte de ¬ĎTirofijo¬í es muy reciente.

En ese mismo sentido, dijo que cualquiera que sea el sucesor de ¬ĎReyes¬í tampoco va a alcanzar el nivel que se le reconoci√≥ en alg√ļn momento al desaparecido cabecilla, cuyo nombre se hizo tras el protagonismo que alcanz√≥ en la zona de despeje de San Vicente del Cagu√°n, despejada durante el gobierno de Andr√©s Pastrana.

¬ďLa muerte de ¬ĎRa√ļl Reyes¬í empuja a las Farc a una v√≠a pol√≠tica con una apuesta internacional y con una agenda interna que sigue siendo eminentemente militar, pero el verdadero cambio en este a√Īo es la politizaci√≥n hacia el intercambio humanitario, para intentar volver al plano internacional¬Ē, concluy√≥.

Un cartel m√°s

El embajador de Colombia ante la OEA, Camilo Ospina, es precisamente uno de los encargados de ayudar en el propósito de darle sepultura, a la reducida imagen política de las Farc.

En su más reciente intervención ante los delegados del mundo, reunidos en Washington, Estados Unidos, Ospina le restó total credibilidad a la presunta buena fe de esa guerrilla en el tema humanitario, tras las liberaciones de Alan Jara y Sigifredo López y las calificó como un cartel más de la droga.

¬ďNosotros esperamos que todos los Estados del continente tengan claro que no hay espacio para soportar a las Farc¬Ē, dijo el diplom√°tico colombiano y agreg√≥ que ¬ďno hay espacio pol√≠tico, sino un espacio judicial, porque es un grupo que se ha convertido en un cartel¬Ē.

¬ďLas Farc son un cartel que hace parte del andamiaje del narcotr√°fico. Se han dedicado a cuidar cultivos y a procesar la pasta de coca para exportar finalmente la coca√≠na¬Ē y remat√≥ enf√°ticamente: ¬ďLa naturaleza pol√≠tica de las Farc se ha perdido¬Ē.

EL REEMPLAZO DE ¬ĎRA√öL REYES¬í

Milton de Jes√ļs Doncel, alias ¬ĎJoaqu√≠n G√≥mez¬í o ¬ĎUsurriaga¬í, naci√≥ en Barrancas (Guajira), en marzo de 1947. Desde 1992 es cabecilla del Bloque Sur de las Farc y encargado de manejar las finanzas que se derivan de los cultivos il√≠citos y el tr√°fico de drogas, seg√ļn las autoridades.

Fue vocero en los diálogos del Caguán entre el Gobierno del presidente Andrés Pastrana y el grupo guerrillero, haciendo parte del comité negociador desde agosto de 1998 hasta febrero de 2002. Fue militante del Partido Comunista, integrante de la dirección general del Bloque Caribe, segundo cabecilla y jefe de finanzas del frente 41 en 1991. También hizo un curso de capacitación política sobre manejo y movimiento de masas.

Hasta el d√≠a de su designaci√≥n como el reemplazo de ¬ĎReyes¬í presentaba 20 √≥rdenes de captura por rebeli√≥n, homicidio agravado, hurto calificado, concierto para delinquir, homicidio, terrorismo y secuestro extorsivo.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad