Publicidad
Publicidad
Dom Sep 25 2016
23ºC
Actualizado 12:01 pm

El demonio de Tasmania | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-06-23 21:32:56

El demonio de Tasmania

Y de repente nos convertimos en un pa√≠s de soplones¬Ö Los de la seguridad democr√°tica, por un lado. Los de los procesos judiciales, por el otro. Los primeros se llevan jugosas recompensas econ√≥micas. Los segundos logran sustanciales rebajas de penas. ¬ŅCu√°ntos - me pregunto ahora - estar√°n mintiendo y se vender√°n al mejor postor?
El demonio de Tasmania

La retractación de Tasmania confirma que los testigos del momento - a quienes la Fiscalía y la Corte Suprema de Justicia dan plena credibilidad - son unos mentirosos oportunistas de cuyas bocas sale cualquier declaración en contra de quien sea, siempre que como pago a su charlatanería reciban ventajas de todo tipo.

Rafael Garc√≠a, ex funcionario del DAS, se convirti√≥ en el ventilador de buena parte de la para-pol√≠tica. Aunque muchas de sus declaraciones fueron controvertidas, la Corte sigui√≥ crey√©ndole y es figura decisiva en varios procesos. En m√°ximo dos o tres a√Īos saldr√° de prisi√≥n gracias a las rebajas obtenidas por su ¬ďvaliosa colaboraci√≥n¬Ē. ¬ĎPitirry¬í, quien vive feliz y c√≥modamente en Canad√°, apunta contra todo el mundo sin que la Corte se haya preguntado qui√©n lo maneja o cu√°ntas visitas y de qui√©nes ha recibido durante su exilio.

Cierto alcalde de la Jagua de Ibirico, declaró contra Mauricio Pimiento y su testimonio resultó clave para la Sala Penal de la Corte, sin importar que fuera un guerrillero más del ELN, como quedó comprobado durante el mismo juicio.

¬ŅEn qu√© momento los testimonios se convirtieron en ¬Ďplena prueba¬í para nuestros jueces cuando la doctrina nos ense√Ī√≥ durante a√Īos que una declaraci√≥n es precisamente ¬Ďobjeto de prueba¬í, verificable y refutable?

Muchos demonios de Tasmania andan sueltos por ahí, retractándose de lo que han dicho o mintiendo sin freno a cambio de los cinco minutos de fama que nuestros jueces les conceden, además de las irresistibles prebendas con las que premian sus habladurías.

La culpa ha sido de quienes juzgan, pues olvidaron las reglas de la sana cr√≠tica, porque empe√Īados en acabar con quienes les estorban, le brindan toda confiabilidad a estos deleznables sujetos. ¬ŅQu√© estar√°n esperando los magistrados de la Corte Suprema y el propio Fiscal para desechar de una vez por todas las palabras de estos antih√©roes de la para-pol√≠tica y comenzar a buscar pruebas documentales, interceptaciones telef√≥nicas o evidencias que no generen incertidumbres?

Sobre Tasmania en particular, nos quedan varias dudas. ¬ŅFueron de verdad espont√°neas sus nuevas declaraciones? ¬ŅNo dej√≥ de ser ¬Ďjuez¬í el magistrado Iv√°n Vel√°squez, para convertirse en ¬Ďparte¬í, toda vez que estaba siendo acusado por el dichoso Tasmania? ¬ŅC√≥mo puede ser que el propio interesado, con permiso de la Corte, haya sido quien grabara las nuevas palabras del tal Tasmania? ¬ŅNo ser√° eso tambi√©n motivo de controversia? Que nos barajen todo m√°s despacio¬Ö

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad