Publicidad
Publicidad
Mar Dic 6 2016
20ºC
Actualizado 07:33 am

Gracias Misión Wisconsin | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-03 05:00:00

Gracias Misión Wisconsin

Si ponemos sobre una balanza la ingratitud y la gratitud, ella se inclinará a favor de la última. Algunos piensan que tal sentimiento mayoritario es una forma de expresar la esperanza de mantener los hechos objeto de la gratitud.
Gracias Misión Wisconsin

Gente bienhechora existe en todo el mundo y han dejado huella a lo largo de la historia de la humanidad. Muchos han trascurrido su quehacer en el anonimato, pero es correcto evitar que el olvido ocupe el espacio del agradecimiento.

A los largo de mi vida he conocido personalmente solo gringos que hacen el bien y a través de los medios a los que hacen daño. He sido testigo de la actitud, consecuencia de la personalidad bienhechora de decenas de gringos comprometidos con el bien para nuestras comunidades, tanto en ayudas al desarrollo de instituciones y personas en Colombia, como también mediante el esfuerzo propio.

Recientemente nos visitó el equipo de la Misión Médica de Wisconsin, que por veintitrés años ininterrumpidos han venido a nuestra ciudad a prestar un gran servicio de reconstrucción a centenares de humildes víctimas de la desgracia o del infortunio de una malformación congénita. Han sido también un ejemplo de trabajo en equipo, con una entrega total, para un propósito noble.

El cirujano Plástico Carlos Ramírez Ribero es el compatriota digno de reconocimiento por su ardua labor para lograr la continuidad y la permanencia de la Misión de Wisconsin.

Hace 20 años conocí a Sonia Dummit, colombiana, esposa de Dan Minkel, almas unidas en todo y en este hermoso accionar. Los visité en su hogar cercano a los Grandes Lagos, en compañía del doctor Castillo, hoy director de la Fundación Cardiovascular, institución a la cual los Minkel tendieron también su mano generosa. Los vuelvo a abrazar la semana pasada y los recuerdos me inundan de gratitud. Mucho les debemos los santandereanos.

Cómo contrastan estos gringos buenos con los mercenarios gringos, que van de guerra en guerra propiciando muerte, y que ahora fungen de escritores para tratar de enlodar a Ingrid Betancourt, quien fue altiva ante sus secuestradores con la misma dignidad que mostró ante los mercenarios, quienes venden sus miserias para propiciar desgracias.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad