El ciclo anual | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-04 05:00:00

El ciclo anual

En la liturgia católica hay un punto de partida para iniciar el ciclo de las festividades religiosas.
El ciclo anual

En efecto, por decisión del Concilio de Nicea en el año 325 convocado por Constantino I, emperador romano, la Pascua de Resurrección debe celebrarse en todo el mundo cristiano el primer domingo después de la luna llena siguiente al equinoccio de primavera.

La fecha en el calendario fue calculada en Alejandría, que era entonces el principal centro astronómico del mundo teniendo en cuenta la diferencia de días, llamada epacta, entre el año solar y el año lunar. Pero la mayor complicación se debió a la diferencia entre el verdadero año astronómico y el calendario juliano entonces en uso. Esto significa que las fechas para el miércoles de Ceniza, la Cuaresma, la Semana Santa, el tiempo de Adviento y la Ascensión, están subordinadas a un ciclo cuyo punto de partida es el que acabamos de comentar.

Hace ocho días se celebró el miércoles de ceniza, oportunidad para meditar sobre nuestras vanidades en este breve paso por la tierra, donde las cosas importantes dejan de serlo ante la presencia de la muerte. El Génesis nos comenta que Yahavé Dios formó al hombre del polvo de la tierra pero cuando en el Paraíso desobedeció al Señor, lo condenó a: “Ganar el pan con el sudor de tu frente hasta cuando vuelva a la tierra pues de ella fue tomado: polvo eres y al polvo volverás”.

Ha sido costumbre que antes de entrar al recogimiento de la Cuaresma, se lleven a cabo algunas celebraciones mundanas como los carnavales, que son un tiempo de alegría y disipación y es así, como a pesar del intenso frío del hemisferio Norte, se lanzan a las calles las gentes en desbordante regocijo tanto en nueva Orleans como en Venecia, Maguncia, Colonia, Niza y otras ciudades, y siguiendo su ejemplo Río de Janeiro, las Canarias, Barranquilla, en fin, en diversos lugares del mundo.

En la naturaleza igualmente existen fenómenos que obedecen a este mismo ciclo como la abundancia de peces en los ríos y la misteriosa aparición de las chicharras o cigarras días antes del miércoles de ceniza, especialmente en nuestra región que así ha sido calificada por el poeta Carlos Torres Durán: “Bucaramanga, ciudad sultana, ciudad de las cigarras y del sol, te amo con la misma pasión que a una mujer. Porque eres bella y sana y porque en ti la vida sabe cantar y arder”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad