Publicidad
Mié Mayo 24 2017
24ºC
Actualizado 04:46 pm

Llegan las lluvias y la ciudad sigue vulnerable | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-06 02:13:29

Llegan las lluvias y la ciudad sigue vulnerable

Tras la permanente amenaza de deslizamientos y los continuos estragos que se han presentado en varios sectores de Bucaramanga en años anteriores, los pronósticos del Ideam acerca de la llegada de la primera ola invernal del año, producen incertidumbre a cerca de 25 mil personas que viven en zonas de alto riesgo en Bucaramanga.
Llegan las lluvias y la ciudad sigue vulnerable

El final de un verano pasado por lluvias y la llegada de un invierno que amenaza con ser 20% más fuerte que los anteriores, es el motivo de la preocupación.
 
Aunque el inicio de las precipitaciones está previsto para mediados de marzo, algunos organismos de socorro manifestaron que todavía no están preparados para lo que dichos aguaceros puedan ocasionar. Por lo menos así lo aseguró el capitán Gonzalo Ordóñez, director de la Defensa Civil de Santander.

“Los organismos de atención de desastres no han avanzado en nada, porque todas las acciones y mejoras requieren invertir buena cantidad de recursos, sin embargo, cabe resaltar que siempre es necesario que se le invierta un poco para evitar daños lamentables”, sostuvo.

De la misma manera, agregó que “Si pasa lo que el Ideam está pronosticando, y el invierno llega un poco más fuerte de lo normal, Bucaramanga y todo el departamento estarían en una desprotección total. Empezando porque desde hace 8 años no recibimos una buena inversión del Gobierno”.

Todo sigue igual

A pesar de los antecedentes que demuestran que el riesgo de inundaciones y el inminente peligro de derrumbes es la realidad de todos los días en las zonas cercanas a los ríos, la escarpa occidental y los cerros orientales de Bucaramanga, son precisamente estos lugares los que permanecen sin intervención o medida preventiva.

Un recorrido hecho por Vanguardia Liberal en algunas de las zonas de alto riesgo, evidenció que en la mayoría de los casos ‘la estrategia de prevención de desastres’ se componía de un plástico negro sobre las laderas que, además, no había sido cambiado desde hace un año, o un poco más.

“Nosotros sabemos el peligro que tenemos al estar viviendo acá, pero en realidad no tenemos para dónde irnos. Después de la ola invernal de hace años y con los deslizamientos que hubo el año pasado, nos han prometido que van a hacer muchas cosas, pero medio hacen algo y ya”, afirmó Celestino Correa, habitante del barrio Albania.

Por otro lado, en sectores como El Túnel, un asentamiento de unos 20 ranchos a escasos metros del Río de Oro, continúan viviendo familias sumidas en extrema pobreza y con la incertidumbre de ignorar en qué momento las aguas arrasan con lo poco que tienen.

“Ahora último el río ha subido bastante, pero no le ha pasado nada a las casas; unos escombros dejados hace días ahí cerca, hacen que el agua llegue más rápido. Nosotros vivimos pendientes porque no se sabe qué pase de un día para otro”, concluyó una de las habitantes.   

Alcaldía afirma que sí hay mejoras

Fredy Raguá, jefe de la Oficina de Atención y Prevención de Desastres de la alcaldía, manifestó que después de haber identificado las zonas que siempre sufren con las olas invernales se han realizado atenciones pertinentes.

“Estamos haciendo trabajaos de mitigación. El año pasado no se pudo hacer mucho porque debíamos esperar la aprobación del Plan de Desarrollo pero ya los contratos de obras salieron en noviembre y diciembre, precisamente pensando en estas situaciones”, afirmó.

Y agregó: “Hemos capacitado a las comunidades en caso de emergencia, trabajamos con las Juntas de Acción Comunal y las Juntas Administradoras Locales.

También estamos trabajando con la CDMB para controlar la erosión, por ejemplo, se están haciendo obras en san Gerardo, Alfonso López, La Joya y Campohermoso, construyendo muros de contención y pantallas ancladas para erradicar este fenómeno de deslizamientos en el perímetro”.

síntesis
Recomendaciones ante el invierno

• Las comunidades ubicadas en zonas de alto riesgo por deslizamientos o en las riveras y laderas de los ríos, deben estar atentas ante cualquier lluvia para poder tener una reacción temprana.
• Se deben mantener las alcantarillas, canaletas internas de las viviendas y cauces de ríos libres de obstáculos y basuras para evitar desbordamientos o inundaciones.
• Las comunidades de asentamientos en zonas de escarpa o zonas de alto riesgo deben establecer planes de evacuación de emergencia, así como capacitarse frente a la prevención y atención de desastres naturales.

Temporada invernal será fuerte

El meteorólogo Max Enríquez expresó que los bumangueses y en general todos los colombianos deberán prepararse para los aguaceros que vendrán durante los próximos 3 meses.

“La temporada invernal está comenzando hasta ahora, pero debido a la culminación del fenómeno de la niña se prevé que haya más lluvias de lo normal. Este fenómeno se ha sentido bastante en el país pues hasta en la temporadas de verano hemos visto lluvias”.

“Ha llovido en ambas temporadas, por eso, toda la zona de montaña presenta peligros. Febrero fue un verano lluvioso, así que con el inicio del invierno, debe haber mayor cuidado en las zonas cercanas a los ríos por el aumento de niveles”.

“En el mes pasado Santander tuvo 20% más de lluvias que lo acostumbrado, el promedio era de 79 mililitros y se registraron 96 ml. El promedio de lluvias durante estos meses es de 121 ml pero se espera que sean mayores. Sólo en abril podría haber unos 20 días de lluvia”.    

“Es bastante peligroso que llueva más del promedio porque el verano en sí fue lluvioso, esto indica que las cuencas de ríos deben estar saturadas. Con más lluvia, lo seguro es que haya varios que se desborden”.

“El invierno debe ser fuerte en marzo y abril. Ya en mayo puede comenzar a disminuir un poco porque ya en ese mes las aguas del pacífico comienzan a retornar a la normalidad y se acaba el frío del océano”, concluyó

LISTA
Factores de riesgo en la región

1 Tres fallas sísmicas que afectan a Bucaramanga y su área metropolitana: Santa Marta, Río Suárez y Bucaramanga.
2 Cercanía con el nido sísmico de La Mesa de Los Santos.
3 Erosión y problemas ambientales que propician deslizamientos.
4 Las fuertes temporadas invernales que favorecen el desbordamiento de los ríos.
5 Falta de capacitación y preparación de la ciudadanía en general para atender una situación de emergencia.

paso a paso...
Bucaramanga no está preparada

El capitán Gonzalo Ordóñez de la Defensa Civil de Santander aseguró que la ciudad no está preparada para una ola invernal fuerte por varias razones.

1 Ninguna de las casas que están cerca de los ríos, incluido el Río de Oro, se evacuaron.
2 Se incrementó la presencia de personas viviendo en las zonas de alto riesgo.
3 Ni las familias víctimas de la tragedia de 2005 han recibido las ayudas correspondientes.
4 A pesar de lo ocurrido en Armero, o durante la ola invernal de 2005, el Gobierno no invierte en los organismos de socorro.
5 Las entidades de atención y prevención de desastres no cuentan con los recursos suficientes. Es más, tienen menos recursos y menos capacidad de actuación que hace 4 años. Si se repitiera lo de 2005, el problema y las víctimas podrían ser más.
6 Las comunas 10 y 14 aún son las que tienen mayores problemas y aún no se realizan estrategias para evitar futuras tragedias.
7 Para este tiempo debían existir comités barriales equipados, pero no es así.
8 Todas las medidas están en estudio.
9 Las autoridades de prevención y atención de desastres están preparadas para brindar atención sólo a 25 mil habitantes, como máximo. No tienen capacidad de respuesta para toda la población de Bucaramanga.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad