El pez cebra, una ventana transparente hacia la aterosclerosis | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-06 14:20:17

El pez cebra, una ventana transparente hacia la aterosclerosis

Un equipo de científicos ha observado a tiempo real y en un organismo vivo cómo se desarrolla la aterosclerosis, que consiste en el ensanchamiento y endurecimiento de las arterias, gracias a las propiedades transparentes del pez cebra.
El pez cebra, una ventana transparente hacia la aterosclerosis

Los investigadores, de la Universidad de California (EEUU) y dirigidos por Yuri I. Miller, detallan hoy en la revista "Circulation Research" su nuevo método de estudio de la aterosclerosis.

La aterosclerosis es una enfermedad consistente en el endurecimiento y ensanchamiento de las arterias que se produce como consecuencia de la acumulación de depósitos de grasas y la consiguiente respuesta inflamatoria que ocurre en los vasos sanguíneos.

El alto nivel de colesterol, la hipertensión, el consumo de tabaco y la diabetes son factores de riesgo de esta enfermedad frecuente, que puede ocasionar apoplejías y ataques al corazón.

La hiperlipidemia extrema, o exceso de grasa y colesterol en el torrente sanguíneo, ha sido inducida en ratones y conejos, pero el análisis de la acumulación de grasas e inflamación en los vasos sanguíneos sólo se llevaba a cabo tras la muerte de los animales.

Pero ahora científicos estadounidenses han logrado visualizar el desarrollo de la enfermedad en un organismo vivo: el pez cebra, que es transparente durante sus 30 primeros días de vida.

Los investigadores dieron una dieta alta en colesterol con sustancias fluorescentes de color rojo a este pez.

A su vez, consiguieron tintar las células endoteliales, que se alinean en el interior de los vasos sanguíneos, con una proteína verde fluorescente.

Los macrófagos del pez, células inmunológicas que regulan la inflamación crónica y son indicadoras del desarrollo de la aterosclerosis, se volvieron rojos, gracias a la sustancia fluorescente.

La dieta alta en colesterol desencadenó la acumulación patológica de macrófagos fluorescentes a lo largo de las células endoteliales de la pared del vaso, como pasa en la aterosclerosis humana.

"Como los peces cebra son transparentes durante sus 30 primeros días de vida podemos ver en el organismo vivo que los vasos sanguíneos tenían un color verde, mientras que los depósitos de grasa de las placas de los vasos sanguíneos eran rojos", indica Miller.

Los científicos observaron la acumulación lipídica y el endurecimiento de las células endoteliales en los vasos sanguíneos con un microscopio confocal.

Además, pudieron comprobar cómo la sustancia ezetimibe, utilizada en los humanos, redujo el ensanchamiento de las paredes.

Seg√ļn el equipo, este nuevo modelo de estudio de la aterosclerosis contribuir√° al conocimiento de los procesos inflamatorios que ocurren en las primeras fases de la enfermedad.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad