Publicidad
Dom Feb 26 2017
21ºC
Actualizado 10:02 pm

Una impresión de los sentimientos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-08 05:00:00

Una impresión de los sentimientos

A mitad de los cincuenta Alirio Bermúdez y Rosa María Sandoval decidieron independizarse y en 1956 abrieron en la carrera 14 las instalaciones de la empresa de artes gráficas Éxito.
Una impresión de los sentimientos

Era una zona residencial, pero allí se ubicaban otras empresas que trabajaban en lo mismo.

El mercado estaba garantizado: enamorados que querían expresar sus sentimientos con palabras escritas con bonita letra y las frases adecuadas.
Ninguno de los dos era nuevo en las artes gráficas y esta era otra ventaja.

Antes, Alirio Bermúdez había trabajado en artes gráficas con sus padres en Pamplona y luego con su hermano en Bucaramanga.
Incluso había creado un par de máquinas que le servían en su labor.

El trabajo de Alirio y su creación de maquinaria tuvieron como base su experiencia empírica. Aunque en Bogotá existía la Escuela de Artes gráficas de la Universidad Nacional, viajar a mediados del siglo veinte no era tarea fácil.

A pesar de que trasladarse resultaba complicado, Alirio Bermúdez no se quería quedar atrás de la revolución que para esa década, la del 50, se gestaba en el mundo de las artes gráficas.

En la década de 1950 aparecieron las primeras máquinas de fotocomposición, que producían imágenes fotográficas de los tipos en vez de fundirlos en plomo.
Con este proceso se producen unos negativos en película que sirven para obtener las planchas litográficas.

Los avances en la tecnología de planchas en las décadas de 1950 y 1960, junto con la fotocomposición, pusieron fin a 500 años de la tipografía como principal proceso de impresión.

En medio de este cambio trascendental para la industria, Alirio Bermúdez conoció a Rosa María Sandoval.

Rosa María Sandoval es una mujer emprendedora. Aún con el fallecimiento de su esposo, ella continúa trabajando por la empresa, apoyando a su hijo Jorge Bermúdez en la labor de gerencia en la empresa familiar.

Un duro comienzo, un buen augurio

La creatividad de Alirio Bermúdez se juntó con el empuje de Rosa María Sandoval y con tan sólo un empleado, decidieron empezar su propio negocio. En principio, en la casa donde vivían en la 14, pero luego se trasladaron al barrio La Victoria.

Empezar con un solo trabajador, lejos de amilanarlos, levantó sus fuerzas. Las máquinas troqueladoras pronto fueron reemplazadas por nuevas adquisiciones, lo que representa uno de los momentos más felices de la empresa de los Bermúdez Sandoval.

“Comprar una nueva máquina después de tanta lucha es un gran éxito para nosotros”, explica Jorge Bermúdez.

A partir de los años 80 y con la llegada de la computadora, las artes gráficas evolucionaron nuevamente.

De la litografía se paso a la impresión offset (fuera de lugar), la cual mejora la calidad de la impresión al utilizar un sistema indirecto, de tres cilindros.

Otro de los grandes momentos para Jorge Bermúdez, gerente de la empresa que formaron sus padres y quien decidió continuar con el legado, es la exportación.
En 1996, la empresa de los Bermúdez Sandoval realizó su primera exportación a República Dominicana.

Ya en 1980 habían ampliado su mercado pero el gran salto internacional lo dieron justo a mediados de la década de los 90.

“Hay que estar innovando, esa es la clave para mantenerse”, afirma Jorge Bermúdez y una de esas grandes modernizaciones de su empresa fue la exportación.
En 1990 ya habían superado una difícil prueba, cuando el mercado colombiano entró en la apertura económica.

También el nuevo milenio tuvo un arranque complicado.

“La recesión del 2000 fue uno de nuestros grandes retos, e incluso hoy la venta de tarjetas es difícil, porque la gente prefiere chocolates u otras alternativas”.

Pero continúan diversificando su trabajo y eso es lo que los mantendrá vigentes, en eso confía Jorge Bermúdez.

Por esa época difícil del 2000 se unieron a Proexport y a la Cámara de Comercio de Bucaramanga para superar la recesión y salir victoriosos.

Los retos del futuro

La empresa Extraimpresiones Ltda., cuenta con 24 personas que trabajan en su fábrica de manera directa y con 18 empleados satélite, entre ellas madres cabeza de familia que en sus ratos libres trabajan en el negocio de las tarjetas.

Cuentan con más de 500 modelos de tarjetas y la variedad de agendas y libretas son su próximo objetivo de promoción.

El slogan de sus productos es “el reflejo de tus sentimientos” y así como tarjetas, también realizan trabajos editoriales e impresos comerciales, calificados con el ISO de la calidad.

Hoy, los Bermúdez Sarmiento exportan a Estados Unidos, Puerto Rico, Costa Rica, República Dominicana, Panamá, Ecuador y Venezuela.

En diciembre pasado alcanzaron el mercado de Guatemala y este año tienen planes de ampliarse al de Estados Unidos con la comunidad latina y el de España.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad