Dígale a su hijo ¡te quiero! | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-08 05:00:00

Dígale a su hijo ¡te quiero!

Estoy aterrada viendo a mi hijo y la nuera c√≥mo tratan a los ni√Īos. Comparten poco con los chicos y cuando lo hacen resaltan m√°s lo negativo sin permitir el elogio o las palabras que motivan como te quiero.
Dígale a su hijo ¡te quiero!

Mis nietos son dos ni√Īos de 7 y 5 a√Īos muy juiciosos y responsables. Son ni√Īos obedientes y maravillosos.

Quisiera saber qu√© puedo hacer para que sus padres los valoren por las cosas buenas que hacen y no por aquellas donde como ni√Īos fallan, porque seg√ļn tengo entendido de los errores se aprende. Fui profesora 40 a√Īos y eso sigo inculcando. Lo felicito por su espacio de orientaci√≥n y gracias por escucharme.

Respuesta

Distinguida se√Īora: Bendecidos han sido sus nietos por disfrutar de la presencia y orientaci√≥n de una abuelita colmada de sabidur√≠a que como buena maestra les gu√≠a por el camino del bien, la verdad y el amor.

Su misi√≥n estar√° enfocada hacia los padres de los ni√Īos quienes delegaron la responsabilidad parental y se han venido desentendiendo de la formaci√≥n integral de los chicos.

Siéntese a conversar con ellos haciéndoles ver la necesidad que tienen los hijos para compartir espacios de comunicación más cercana, íntima, motivante, donde se resalte lo positivo y no aquellos aspectos en los cuáles pueden han fallado.

Resalte la esencia y fundamento de un abrazo, un te quiero, estoy orgulloso de ti, eres la razón de mi existir. He ahí el camino a seguir. Dios le bendiga.

Reflexión

Pap√° y mam√° est√°n llamados a formar integralmente a los hijos en un ambiente familiar luminoso y alegre donde prime la disciplina guiada por el ejemplo amoroso y respetuoso de sus padres, quienes deben ser digno ejemplo de ser imitado.

La fe viva y la confianza mutua serán su íntimo sentir para colocar la razón como dirección recta y justa de una voluntad clara que sabe hacia dónde se dirige.

Sabr√°n escuchar, comprender, valorar y respetar la especial forma de ser de cada uno de los hijos utilizando una autoridad participativa no impositiva, firme pero flexible, donde sientan la verdadera esencia del amor.

Habiendo delegado parte de su responsabilidad no se deben desentender. Estarán siempre ahí dispuestos a estimular sin herir o criticar, viendo reflejado en el éxito de sus hijos el cumplimiento de una misión que trascenderá y dejará huella por toda la eternidad.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad