√Ālvaro Uribe y los partidos pol√≠ticos | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
23ºC
Actualizado 06:07 pm

√Ālvaro Uribe y los partidos pol√≠ticos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-08 05:00:00

√Ālvaro Uribe y los partidos pol√≠ticos

En la vida existen valores muy distintos ¬Ė libertad, honor, tranquilidad, justicia, eficiencia¬Ö- y¬† a menudo es necesario sacrificar del uno para tener m√°s del otro. Tambi√©n en la sociedad hay intereses distintos ¬Ė del campo, de la ciudad, de los pobres, de los ricos¬Ö-y los actos de un gobierno benefician m√°s a unos que a otros.
√Ālvaro Uribe y los partidos pol√≠ticos

Esa diversidad de valores e intereses es la razón de ser de los partidos. Durante mucho tiempo en Colombia existieron los partidos. Con toda su confusión, sus divisiones internas y sus muchos altibajos, desde mediados del s. XIX hasta mediados del s. XX, el Partido Liberal y el Partido Conservador encarnaron dos proyectos de país, acentuaron valores diferentes (libertad u orden) y apelaron a intereses distintos (el de ciertas regiones, sectores de actividad económica, clases sociales o minorías culturales).
    
El Frente Nacional elimin√≥ la competencia entre partidos. Mejor dicho, elimin√≥ la pol√≠tica -es decir, la disputa entre valores e intereses sociales- y redujo los partidos al papel de electores ¬Ė es decir, al de escoger candidatos pero no sus programas de gobierno. Un resultado fue la fragmentaci√≥n interna de cada partido en fulanismos alrededor de sus¬† precandidatos; el otro fue la clientelizaci√≥n, porque la competencia no era a base de ideas sino de favores al votante.

Cada partido pas√≥ a ser una federaci√≥n de empresarios electorales o ¬ďcaciques¬Ē regionales que cada cuatro a√Īos se reun√≠an para escoger candidato. Los caciques pon√≠an su maquinaria y la ¬ďopini√≥n¬Ē ¬Ė crecientemente urbana-¬†¬† inclinaba la balanza y -a veces- decid√≠a qui√©n era el Presidente.¬† ¬†

En 1991 ¬ďla opini√≥n¬Ē logr√≥ imponer la Constituyente para limpiar y revivir la pol√≠tica ¬Ė o sea para crear partidos fuertes; pero esa misma ¬ďopini√≥n¬Ē eligi√≥ una Asamblea de minor√≠as, que por lo mismo no quiso - ni pod√≠a- crear partidos fuertes. Muy al contrario, busc√≥ debilitarlos, y por eso en los a√Īos 90 florecieron los mini-partidos y ¬ďmovimientos¬Ē de corta duraci√≥n, mientras el ¬ďgran Partido Liberal¬Ē agonizaba por cuenta de Samper y su 8.000.

Y sin embargo, hasta Uribe todos nuestros presidentes hab√≠an sido candidatos de un partido. Uribe fue elegido sin partido y en contra de ambos partidos. Pero Uribe no cree en los partidos. No cree porque, pese a lo que dice, Uribe no es¬† dem√≥crata, ni pluralista, ni tolerante, porque su proyecto pol√≠tico es hegem√≥nico y su ¬ďvisi√≥n de pa√≠s¬Ē es vertical, disciplinada, paternalista, pre-moderna. ¬†

Entonces los congresistas -y dos aspirantes a heredar de Uribe- se inventaron que seis ¬ďpartidos¬Ē nuevos, cuyos nombres ni siquiera se recuerdan (¬Ņo Usted s√≠ los recuerda?) y cuya diferencia program√°tica consiste en que el ¬ďpartido¬Ē X apoya a Uribe mientras que el Y, su rival, apoya a Uribe.
Son ¬ďpartidos¬Ē para recibir dineros del Consejo Nacional Electoral. La consulta inter-partidista no puede funcionar porque cada uno de los ¬ďpartidos¬Ē uribistas reclamar√° las reglas que le den la ventaja.

Para evitar la divisi√≥n y la eventual derrota del uribismo, ser√° preciso entonces que √Ālvaro Uribe se sacrifique otra vez y acepte ser reelegido. Y mientras tanto el Partido Conservador anda buscando un candidato de segundas, el Liberal buscando c√≥mo hacer uribismo sin Uribe y el PDA confundido entre ser un partido organizado o disolverse en aras de derrotar a Uribe.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad