El show de Piedad | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-09 05:00:00

El show de Piedad

Imposible creer que haya un solo colombiano que no haya advertido las intenciones del espectáculo montado por Piedad Córdoba y sus amigos —aquí y desde el exterior—, a propósito de la liberación de Alan Jara, Sigifredo López y otros compatriotas que permanecieron largos años secuestrados por las Farc.
El show de Piedad

Ni al más lerdo de los lerdos se le habrá escapado el propósito de culpar al presidente Uribe de la situación de los secuestrados, al tiempo que se hace aparecer a los criminales de esta pavorosa organización como almas conciliadoras, dispuestas a dirimir diferencias, pactar la paz y a resolver los problemas que flagelan a los colombianos.

Piedad, definitivamente, responde no solo a turbios intereses, sino lo suficientemente claros como para que los ciudadanos de bien pidamos al gobierno que tome las precauciones necesarias con el fin de conjurar sus actos y evitar que nuestra patria caiga en manos de los secuaces que, alimentados por el odio, quieren tomarse el poder para que Colombia pase a formar parte de la América de Chávez, un territorio postrado ante el poder de un enfermo mental -tan enfermo como Hitler-, cuyo único interés es imponer su voluntad para saciar sus frustraciones, las propias de un mulato de miserables ascendencias.

Las declaraciones ofrecidas por el ex gobernador Jara y el ex diputado López no dejan duda alguna respecto de la forma como consiguieron la libertad que, cruelmente, les es negada a otros compatriotas menos dispuestos a ser infieles a su pueblo y a su patria: o ya compartían las ideas criminales de la Farc, o son víctimas del síndrome de Estocolmo, o simplemente negociaron su liberación a cambio de hacer lo posible por poner al Presidente contra la pared, como si los colombianos no fuéramos capaces de comprender lo que se esconde detrás de este ataque a la Seguridad Democrática.

La que han emprendido las Farc con estas liberaciones es otra forma de guerra, muy bien aconsejada por Chávez y sus asesores, quienes son expertos en la manipulación de masas. ¿Puede alguien, además, desconocer el hecho de que este show de Piedad también sirviera al propósito de conseguir que Venezuela aprobara el referendo del 15 de febrero? A Piedad la conoce el país y no se olvida de sus exabruptos en muchos de los escenarios cuando aparece despotricando contra su patria que algunos no vacilan en bautizarla como apátrida.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad