El divertido juego de ser presidente | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
20ºC
Actualizado 05:54 am

El divertido juego de ser presidente | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-09 05:00:00

El divertido juego de ser presidente

Hace unos días le conocimos al ex ministro de Agricultura Andrés Felipe Arias algo más de su joven personalidad y un poco más de su paupérrima intelectualidad, en la entrevista que concedió a Vanguardia Liberal.
El divertido juego de ser presidente

Pobre muchacho, heredero del trono que su maestro quiere heredarle por obra y gracia quién sabe de qué o de quién, como si en las democracias las presidencias pudieran otorgarse a dedo. Pero resulta que sí; aquí en Colombia no gana un intelectual, como Alberto Mendoza Morales, por ejemplo, sino un despistado hijo de algún otro despistado, como Andrés Pastrana, que no tiene claro aún dónde vive.

Y, lo que nos deja aún más perplejos, es que si el despistado del Pastrana se vuelve a presentar a los comicios electorales, saca votos, porque en este país no se hace lectura de los tiempos presente ni pasado. Fijémonos, por ejemplo, que el pueblo colombiano llega a endiosar a un ex presidente de la talla de Julio César Turbay Ayala (¡qué tal semejante intelectual!) como si en verdad se tratase de un prócer y no del autor de escándalos de tipo personal, político y de orden público, entre otros asuntos, que dejó amargos sabores tras su remedo de administración.

Así también, si nos atenemos al nivel de lectura de los colombianos, es posible que el Arias éste, sacado de un cuento de hadas –del suyo–, llegue a ser nuestro próximo presidente; obviamente, cuando Uribe suelte por fin la barbacha, porque está completamente empotrado allí. Hay que leer las respuestas que este muchacho ingenuo dio en esa entrevista, ¡por Dios!, como que para él lo de Carimagua está todavía lejos de ser entendido y como que recurrir a evasivas inocentes e ignorantes hace que todo el país, representado en su prosélita población, quede satisfecho por obra y gracia de que él es el consentido del sumo presidente, su héroe, su maestro, su tutor, su padrino. Y así y todo está convencido de que tiene los fundamentos intelectual y racional, además de la experiencia, para gobernar este o cualquier otro país.

Qué lástima que un niño despistado de estos termine como presidente de este país, tan necesitado de alguien con suficiente capacidad cerebral y conocimiento de la verdad verdadera. Pero este personajillo no sabe más que lo aprendido de su maestro y tutor y lamentablemente ve por los ojos de Uribe y oye por los oídos de Uribe y no piensa, porque Uribe piensa y pensará por él.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad