HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-09 05:00:00

HAGASE OIR

Teatro Santander La noticia de que van a restaurar el Teatro Santander, hay que recibirla con beneficio de inventario. Porque debe anotarse que la fachada gris de cemento, parece un monumento egipcio por su pesadez y las columnas de un diámetro innecesario y antifuncional... Es decir, no tiene ninguna belleza arquitectónica. En la época de su construcción los arquitectos no sabían manejar el hormigón armado y por eso las hacían tan pesadas. Sin embargo, hay que señalar que, para los bumangueses, su inauguración fue una verdadera novedad. Le pusieron sillas fijas y acolchadas (el teatro Garnica usaba taburetes móviles). Los palcos fueron adornados con finísimas cortinas, que tenían en el dobladillo de abajo bolas de plomo para mantenerlas tirantes. Se proyectaron películas mudas acompañadas por músicos contratados. Allí fue coronado Aurelio Martínez Mutis, se presentó una bailarina de nombre Kyra que tapaba su desnudez con un inmenso balón y que produjo mucho escándalo, cantó Carlos Gardel casi en la víspera de su siniestro aéreo, lo que hizo que una fan se suicidara. Presentaron la película Genoveva de Brabante, que era tan mala que suscitó la ira de los de galería, quienes arrancaron las sillas y tiraron el despojo hacia el escenario. En cambio La Cruz y la Espada, protagonizada por José Mojica, hizo llorar a los asistentes. Alejandro Castillo Menéndez El soldado colombiano Colombia nuestra patria, podrá estar empapada de lágrimas, de sangre, de sufrimientos causados por los malos patriotas, pero jamás será derrotada, ni su libertad violentada por ideas foráneas, por que sus soldados de tierra, mar y aire tienen fe en su destino venturoso, la respetan y aman de corazón y la defenderán siempre con sus propias vidas y hasta el final de sus vidas. Ésta es su norma de ética profesional y de obligatorio cumplimento, aceptada voluntariamente, porque un soldado “a medias” no puede ser un soldado colombiano. Rodrigo Otálora Bueno El abuelo El anciano merece respeto y dignidad. Es un libro abierto donde podemos encontrar sus experiencias y valores durante su vida. Camina lentamente para buscar el descanso en los parques ecológicos de la ciudad y poder dialogar con sus compañeros de antaño. Conversar con el anciano, es entrar a la historia de la humanidad, es conocer las sabias enseñanzas que el Dios le prodigó para el bien de sus hijos y nietos. Es un diccionario abierto, sabe grabar en la memoria el lenguaje de las palabras, los símbolos patrios y los grandes acontecimientos literarios, sociales, políticos y financieros del momento. Ahora vive en soledad, lejos del modernismo con sus adelantos y descubrimientos de una nueva sociedad. Qué agradable sería para el anciano cederle la acera, cuando camina, ocupar los primeros puestos en las filas de los bancos, tener cubiertas sus necesidades en salud, alimentación y vestuario; extendiendo de parte de nosotros el afecto, el amor y la solidaridad. Muchas veces vale más una sonrisa y un apretón de manos que una colaboración económica. Nosotros somos tan injustos que lo instalamos en el cuarto de San Alejo o en las instituciones geriátricas, no esperemos a que la ley del talión llegue para engrandecer el abuelo. Manuel Rojas Londoño   Una larga espera Con la presente me permito manifestar el inconformismo frente a las múltiples faltas por el incumplimiento de contrato 4553 de la compra de un XBOX 360 el día 25 de septiembre del 2008 comprado en uno de los almacenes de cadena más grande de Bucaramanga con tiquete de venta No. 8480032195, en la cual nos informa que en 10 días hábiles, entregarían el artículo, hasta el momento han pasado 155 días y no hemos obtenido respuesta, nos manifestaron que probablemente en diciembre nos lo entregarían pero no fue real, y así los meses posteriores, incumpliendo de nuevo y dándonos la respuesta de que recogieran el dinero porque definitivamente el artículo no llegaría, este incumplimiento atenta con la buena fe del usuario. Jaime Alberto Vargas Gómez Empresas de celular Los órganos del control/ deben ya investigar/ las falencias y los hurtos/ en la empresa “el celular”. Por doquier hay muchas quejas/ protestas a cada rato/ que el celular es ambiguo/ que no respeta contrato. No respetan los contratos/ roban, roban en facturas/ no hay quien defienda el usuario/ somos inermes criaturas Son empresas celulares/ que nada tienen de honestos/ de un contrato de cien/ se roban treinta de vueltos. Por eso es que se requieren/ los órganos del control/ ya que si existe justicia/ será una vida mejor. Amerita entonces que/ atacar por todos lares/ la maldita corrupción/ de empresas de celulares. Alberto Flórez Flórez 
HAGASE OIR
Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad