La dignidad del desempleo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-15 05:00:00

La dignidad del desempleo

Los más recientes datos sobre el empleo en Colombia –según el DANE- hablan que el 14,3% de total de la población económicamente activa en el país, no tiene un trabajo.
La dignidad del desempleo

La cifra aumentó en más de 2 puntos con respecto al año pasado, lo que significa que al menos 2.8 millones de colombianos no tienen trabajo o se encuentran en labores de informalidad.

Según analistas, el fenómeno no es sólo una problemática nacional, sino que en casi todo el mundo el número de desempleados ha aumentado y se cree, seguirá creciendo debido al deterioro de las economías y la recesión.

El Presidente de Fenalco, Guillermo Botero, aseguró que efectivamente cree que la situación continuará empeorando. “La situación económica de Estados Unidos sigue crítica, y el precio del petróleo sigue bajando, lo que afectará a socios comerciales como Venezuela y Ecuador, por lo que preveo que la situación va a ser difícil este año”, dijo.

E incluso el Gobierno admitió que existen factores que hacen que la generación de nuevos puestos de trabajo sea una labor complicada.

Por ello, los sicólogos en todo el mundo han comenzado a lanzar alertas sobre la “salud mental” de las personas frente a la pérdida del empleo.

“Este tipo de situaciones genera estrés, ansiedad, depresión, por ello hay que saber cómo prepararse para una eventualidad de este tipo y evitar, además del deterioro económico, el deterioro emocional”, dijo la sicóloga Laura Parra.

En la crisis

Expertos en recursos humanos dan algunos consejos para mantener el empleo en tiempo de crisis o mantener la calma en caso de que llegue a perderlo.
- No renuncie: Si ha estado pensando que su actual trabajo no le satisface del todo y está por tomarse el riesgo de renunciar para buscar algo mejor: Deténgase, no lo haga.  Es mejor esperar a que pase la crisis antes de dejar su estabilidad actual.
Si acaso recibe una propuesta de trabajo, antes de aceptarla, asegúrese de que sea en una empresa que además de un buen salario y un trabajo interesante, le ofrezca estabilidad en una rama en franco crecimiento (en una industria que no se ha visto afectada seriamente por la crisis). No es buen momento para cambiarse a compañías nuevas.

- Ahorre: En pocas palabras, tiene que prepararse por si acaso pierde el empleo. Esto suena pesimista, pero no se trata de pensar que ocurrirá lo peor, sino de prepararse para lo que le está ocurriendo a miles de personas.
En este sentido, lo primero que tiene que hacer es revisar sus ahorros, estimando que necesitará tener unos seis meses de salario para poder sobrevivir si pierde su empleo usted o su cónyuge. Igualmente, se requiere evaluar los gastos y cuáles son los realmente necesarios.  No gaste por gastar.
Considere que también puede perder el empleo algún familiar cercano que, aunque no viva con usted, necesitará su ayuda, como su hermano o padres.

- Diversifique: Si usted piensa que la empresa dónde actualmente trabaja quebrará pronto o reducirá su personal, es necesario preguntarse ¿Qué otro oficio o trabajo puedo desempeñar? De esta forma podrá establecer áreas donde puede emigrar en el aspecto laboral.
Por ejemplo, tal vez usted maneja otros idiomas.  Si eso es así, puede laborar en una empresa dedicada a la atención de turistas. También explore la posibilidad de trabajar como independiente, si resultara difícil conseguir un empleo. Puede ser desde ofreciendo un servicio de preparación de comidas o elaborar pastelería, venta de artículos artesanales, entre otros.

- Trabaje duro: En tiempos de crisis es importante no sólo prepararse uno mismo sino también ayudar a la empresa donde se está laborando para que pueda mantenerse a flote.
Para ello, debe tomar la iniciativa de hacer propuestas o hacer los esfuerzos que pida la empresa, que pueden incluir el recorte de gastos, abarcar nuevos mercados o mantener felices a los clientes.
Recuerde que si la empresa donde trabaja logra sobrevivir a la crisis, es muy probable que usted también pueda mantenerse en su puesto hasta que llegue tiempos mejores.

El despido

Ser despedido es uno de los más grandes temores de las personas. Y aunque suene pesimista, hay que saber tomar una noticia de estas.

Un grupo de sicólogos da una serie de pautas para sobrellevar un despido.

Inmediatamente después de haber perdido repentinamente el empleo, puede ser que usted sienta el impulso de arremeter contra la gente o la institución que lo puso en esta posición terriblemente incómoda. Su sentido común puede estar borroso por la aparición de pensamientos y sentimientos negativos hacia su ex-empleador. No permita que estas emociones afecten sus decisiones. Este es justamente el momento –en el proceso de perder y luego recuperar el empleo- en el que lo que mejor que se puede hacer es no hacer nada.

El futuro empleo puede, lógicamente, prevalecer en su mente, pero es absolutamente imprescindible que usted esté en el estado de ánimo adecuado antes de siquiera pensar en llamar a potenciales futuros empleadores o contactos en su rubro.

Es difícil esconder la desazón que sobreviene inmediatamente a la pérdida del empleo. Es altamente probable que usted dé la impresión de amargado, negativo y hasta desesperado, de modo que resista la tentación de ponerse en contacto con alguien inmediatamente. Permítase un par de días o hasta una semana para evaluar el impacto de su situación antes de actuar.

Usted perdió el empleo, no la vida; por ello intégrese con su familia. Converse con su pareja e hijos. Es necesario que hable con su familia, pero evite las discusiones o sentimientos de culpa.  No permita que la depresión se apodere de usted.  Trate de no descuidar su alimentación, apariencia personal, ni a su pareja e hijos, ya que ahora es cuando más los necesitará.

Prepare una estrategia de acción. Una vez fortalecido su espíritu, haga una lista de las compañías a las cuales sus conocimientos y experiencia podrían ser útiles. Luego, prepare un resume adecuado.

Le recomendamos que lo ajuste a la clase de empleo a la que aspira. Enfatice en lo que usted sabe hacer bien y en su capacidad de adaptación y aprendizaje permanente.

Comuníquese con amistades que puedan recomendarlo. Llame a personas que tengan buenos contactos dentro de su línea de trabajo y plantéeles su situación. La forma más efectiva de conseguir un empleo es por medio de una recomendación personal.

Cuando le concedan una entrevista, vaya con una actitud positiva. Usted es un vendedor y el producto es usted mismo. Muéstrese seguro de sus cualidades, preparación y experiencia. El hecho de que la hayan despedido es secundario.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad