Publicidad
Dom Ago 20 2017
25ºC
Actualizado 12:29 pm

Qué hacer cuando el alumno tiene una calamidad doméstica | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-16 05:00:00

Qué hacer cuando el alumno tiene una calamidad doméstica

Para *Liliana las horas en el colegio son eternas. Le da lo mismo si es clase de español, biología, informática o inglés. En ninguna es capaz de concentrarse y entender lo que explica su maestro.
Qué hacer cuando el alumno tiene una calamidad doméstica

Para esta estudiante de undécimo bachillerato de un colegio privado de la ciudad, no hay nada ni nadie que la haga olvidar los problemas que tiene en su casa.

Hace dos meses se enteró de que a su mamá le diagnosticaron cáncer de seno. Desde entonces le preocupa que a ella le suceda lo mismo que a su papá, el mismo que falleció hace un año por culpa de una afección cardiaca.

“Mi mami tiene que ir a control médico, hacerse exámenes y tener cuidados. Ella ha cambiado mucho, está muy triste y me da miedo que se muera y me deje sola”, dice esta joven de 16 años, quien reconoce que tal fue el impacto de la noticia, que de inmediato decidió no volver al colegio para quedarse todo el tiempo junto a su madre. Sin embargo, su mamá le pidió no hacerlo pues este año termina el bachillerato.

Liliana siguió asistiendo a clase porque su progenitora, al margen de la enfermedad, sueña con que su hija se realice como una gran profesional.
 
“No le veo sentido ir a estudiar. Era buena estudiante pero ahora no me va bien. No soy capaz de concentrarme, no hago todas las tareas y me va mal en las evaluaciones. Mis compañeros me ayudan y mis profesores intentan ser flexibles, pero no es lo mismo”, comenta Liliana, quien concluye diciendo que cuando existen problemas familiares o personales, no hay nada ni nadie que puede hacer que la mente deje las preocupaciones a un lado.
(*) Nombre modificado por solicitud de la fuente

La importancia de esa mano amiga

De acuerdo con la psicóloga clínica de familias, niños y adolescentes Nancy Yadira Bohórquez Beltrán, la muerte o enfermedad de un ser querido, o la enfermedad de sí mismo, son situaciones catastróficas que requieren de apoyo y acompañamiento.

Por eso, según la situación, las instituciones educativas deben permitir espacios de diálogo y de expresión de sentimientos, con el fin de hablar de esa nueva realidad en su vida y acompañar en esos días en los que la concentración es pobre.

“Acompañarlo, ayudarle a elaborar el duelo por esa muerte o enfermedad. Formar grupos de ayuda o autoayuda en los cuales se hable de lo sucedido y colaborarle para que pueda cumplir con sus compromisos, de acuerdo con su disponibilidad de tiempo y de fuerzas”, dice la psicóloga.

Esta profesional agrega que es normal que frente a una calamidad el rendimiento académico baje. Por eso es fundamental el apoyo de los maestros a través de la escucha y la revisión de su historia escolar para que comprendan el porqué de su bajo desempeño. Así, pueden exigir pero a la vez siendo laxos para que el niño o joven pueda salir adelante.

Aunque a veces los estudiantes no quieren hablar, siempre hay un maestro en el que quieren y pueden confiar.  

¿Cuáles son las consecuencias que pueden presentarse si los maestros o instituciones no actúan como debe ser?

Nancy Yadira Bohórquez dice que los estudiantes pueden hundirse más en su problema, recurrir a sustancias psicoactivas, entrar en depresión profunda, entre otros. 

Vea además en la edición impresa

  • Seguir adelante
  • LISTA / Tarea del maestro
  • LISTA / Consecuencias
  • LISTA / ¿Cómo ayudar al estudiante?

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad