A los sangileños | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-19 05:00:00

A los sangileños

Con ocasión de la efemérides de nuestra ciudad que por esta época cumple 320 años de fundada, los sangileños debemos recordar a dos personajes que han trascendido en la historia como hijos preclaros de ella: Diego Fernando Gómez Durán y Carlos Martínez Silva.
A los sangileños

Sobre el primero, el académico Gustavo Galvis Arenas disertó con lujo de detalles y erudición al inaugurarse el Centro de Historia del municipio, oportunidad en la cual recordó su  gran trayectoria como eminente abogado y Magistrado, diplomático, miembro de las cámaras del Congreso y en el Senado, como acusador de Antonio Nariño junto con Vicente Azuero.  Miembro destacado de la Convención de Ocaña y en 1847 elegido Designado a la Presidencia. Contribuyó además de manera muy especial ante el gobierno de Santander, para la constitución de nuestro Colegio de San José de Guanentá.

El 6 de octubre de 2007 se cumplieron 160 años del nacimiento de Carlos Martínez Silva en San Gil, quien se destacó desde temprana edad por su afición a la cultura, la política y las letras.  Abogado de la Universidad Nacional, Diputado a las Asambleas de Santander y Cundinamarca, fue también Representante a la Cámara, donde brilló por su elocuencia y gallardía.

Ministro de Instrucción Pública, del Tesoro y de Relaciones Exteriores. Hombre valiente y corajudo: Al desatarse la guerra en 1876, combatió con los Mochuelos y alcanzó el grado de Coronel. Periodista destacado, habiendo reemplazado a don Miguel Antonio Caro en la redacción de “El Tradicionista”. Magistrado Suplente de la Corte Suprema de Justicia y destacado profesor de economía política en el colegio del Dr. José Vicente Concha. Enfermo del cuerpo y adolorido del alma, buscó a San Gil como último refugio, empero una neumonía lo atajó en el camino de Tunja y allí se apagó el 10 de febrero de 1903 su luminosa existencia.

Apreciados paisanos: en la hora de ahora debemos tener presente siempre a estos ilustres personajes y a otros muchos más que le han dado lustre a nuestro solar nativo. Sigamos sus enseñanzas, tengámoslas en cuenta en particular cuando se trate de designar a nuestros voceros ante la comunidad y a quienes han de regir los destinos del municipio. Nuestro pueblo, testigo y artífice de parte de la historia colombiana, debe mantener erguidas las banderas de la libertad y el orden.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad