La mensajería independiente, entre el peligro y la comodidad | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-19 05:00:00

La mensajería independiente, entre el peligro y la comodidad

La mensajería independiente en Bucaramanga se ha convertido en una herramienta muy útil para sacar de apuros a muchas personas acosadas por el desempleo y una difícil situación económica, pero también ha servido para desatar una guerra del centavo entre quienes hacen domicilios.
La mensajería independiente, entre el peligro y la comodidad

Por otra parte, se ha utilizado para camuflar actividades ilegales como el mototaxismo, lo que ha incrementado tanto la accidentalidad como la inseguridad en Bucaramanga y el área metropolitana.

Si no, que lo diga, *Augusto Rincón, quien contrató un servicio motorizado para pagar dos meses de arriendo de su apartamento y terminó siendo víctima de un hurto que le costó $1 millón. Este ingeniero civil recuerda que recurrió a un domiciliario porque lo considera práctico, ágil y en más de una ocasión lo sacó de aprietos.

Sin embargo, esta percepción desapareció cuando en uno de estos servicios, el mensajero le aseguró que fue atracado mientras se disponía a hacer la diligencia.   

El desconcierto fue aún mayor cuando la empresa de mensajería no le respondió por el robo y aunque tenía toda la intención de denunciar el hecho, se abstuvo de hacerlo ya que le resultaba más caro contratar a un abogado que recuperar el dinero perdido.

De  hecho, Augusto afirma que siempre lo rondará la sospecha de si el mensajero fingió el atraco.

“Una bendición”

No piensa lo mismo Esther Rosales, quien asegura que el servicio que prestan las cerca de 300 empresas de mensajería en la ciudad ha sido una “bendición” para ella, considerando que tiene 64 años, es soltera y padece una artritis degenerativa que limita su desplazamiento.   

Por esas razones todas sus diligencias las confía a un domiciliario: desde hacer el mercado de la semana y comprar los medicamentos para su enfermedad, hasta pagar el impuesto predial.

Esta opinión es compartida por Marjorie Santos, vocera de la empresa Boom Express, que tiene a su cargo a unos 20 empleados. Ella sostiene que mientras el servicio sea confiable, responsable y legal, la mensajería es una gran ayuda para la comunidad.

Además, anota que, como cualquier oficio, tiene las ‘dos caras de la moneda’. Según ella, “es fundamental hacer una buena selección del personal, porque es la imagen de la empresa la que está en juego” y la que tiene que responder ante las autoridades porque hay manejo de dinero de por medio.

A su juicio, el problema más grave del gremio radica en que hay competencia desleal y ‘mensajerías de garaje’ que actúan a sus anchas en la ciudad sin control alguno.

Imprudencia

Álvaro Carrillo, quien desde hace un año y tres meses está dedicado a esta labor, confirma esta realidad al agregar que en este negocio ‘el tiempo es oro’ y por ello, a veces hay quienes pecan de irresponsables e imprudentes, violando las normas de tránsito para no perder un cliente.

El hecho de que se tengan que hacer cada día entre 15 y 20 servicios, implica una carrera contrarreloj, admite este motorizado de 44 años que deriva su sustento de este trabajo.

Carrillo considera que hace falta más comprensión de parte de los clientes que se quejan cuando el servicio se demora más de lo previsto.

“He tenido que ir al aeropuerto a recoger un documento porque se perdía un contrato importante para una empresa y es bueno que nos reconozcan la utilidad del servicio que prestamos”, subraya este empleado domiciliario.

* Nombre cambiado a solicitud del entrevistado.

 

Vea además en la edición impresa

  • Garantías laborales
  • LISTA / Lo bueno
  • LISTA / Lo malo
  • LA VOZ DEL EXPERTO / Un gremio vulnerable: Fondo de Prevención Vial
Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad