Entierro digno pero el drama continúa | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-19 05:00:00

Entierro digno pero el drama continúa

Gracias a la solidaridad y a los buenos corazones de algunos bumangueses, la joven de 16 años asesinada el pasado lunes en una riña en el parque Centenario, pudo tener un entierro digno.
Entierro digno pero el drama continúa

A las 10:00 de la mañana de ayer Olga, la madre de la víctima, sólo tenía $120 mil pesos, dinero que recogieron entre los vecinos del asentamiento humano donde ella vive.

Por eso pensaban sepultarla ayer mismo, porque no tenían plata para pagar una misa y menos el alquiler de una sala de velación.

“Ya estaba todo listo pero la gente empezó a llamarnos y a ofrecernos ayuda. Con la plata que nos trajeron pagamos la sala de velación, le cambiamos el ataúd y pagamos la misa. Muchas gracias por todo”, dijo con la mirada perdida la madre de la joven asesinada.

Esos aportes desinteresados y espontáneos le permitieron a Olga ofrecerle siquiera un funeral digno a su hija, quien será sepultada hoy a las 10:00 de la mañana en el cementerio Central.

Esto parecería un ‘final feliz’ para quien no conoce de cerca la dramática historia de Olga, quien hoy tendrá que regresar a su cambuche sin su hija y con remordimiento, como ella lo dice, de no haber podido ofrecerle un futuro mejor.

14 años de sufrimiento

Olga tiene 33 años. Su primer hijo lo trajo al mundo cuando sólo tenía 13 años. Su segundo parto fue a los 15, el tercero a los 17 y el último a los 18.
Al padre de sus hijos lo conoció cuando tenía 12 años, “él ya tenía 30, por eso se aprovechó de mi inocencia”, dice.

Con 18 años y cuatro hijos que mantener, Olga recuerda lo duro que fue criar a sus cuatro criaturas en la calle. “Vivíamos del reciclaje, y dormíamos en la calle. Así se fueron criando los muchachos”.

Hace 12 años se separó de su esposo. La razón, cuenta Olga, un día él llegó tomado y con un martillo la golpeó en la nariz y le partió el tabique. “Él me golpeaba mucho, se aprovechaba de mi inocencia y por eso yo me aguantaba”, recuerda.

Huyendo del maltrato familiar se fue con sus cuatro hijos a trabajar a una finca en el municipio de El Playón, pero estando allí sobrevino otra tragedia. Su hija de 14 años fue accedida carnalmente por cuatro sujetos. Dos años después, es decir el pasado lunes, esa misma niña fue asesinada en una riña.

“No tengo nada, vivo en un cambuche que yo misma hice con palos y plásticos. Ahí tengo dos camas y un fogón de leña donde cocino. Agradezco de corazón a quienes me puedan ayudar”, comentó.

Si usted desea ayudar a la recuperación económica y psicológica de Olga se puede comunicar al 312-4199256.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad