Publicidad
Mar Abr 25 2017
21ºC
Actualizado 09:21 pm

Efectos legales de las cortesías comerciales | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-20 05:00:00

Efectos legales de las cortesías comerciales

Una de las herramientas que tienen las marcas fabricantes de veh√≠culos para ganarse la fidelidad de sus clientes (para que sigan compr√°ndole a la marca con confianza en su respaldo), consiste en regalarle al propietario la pieza o el conjunto que se haya da√Īado cuando la garant√≠a no est√° vigente o¬† se a da√Ī√≥ en circunstancia que no cubre la garant√≠a (mal uso del bien, inadecuado mantenimiento o el acto negligente de un tercero).
Efectos legales de las cortesías comerciales

Ese gesto de mera liberalidad, que algunas marcas denominan ¨Política de Servicio¨ o ¨Cortesía Comercial¨, tiene implicaciones legales a  las que no se les da importancia al momento de dar y recibir el regalo que pone a andar nuevamente el vehículo sin costo alguno para el cliente.

Todos los repuestos nuevos que se venden en Colombia, están amparados por la garantía que otorga el fabricante o importador de la pieza al país.

Por esa garantía del repuesto, el comprador tiene la tranquilidad de saber que le será cambiado por uno de iguales características si llegare a tener un defecto de calidad o ensamble  que se nota cuando entra en funcionamiento.

Como todas las garantías en este mundo, la del repuesto está limitada por el tiempo y la distancia recorrida (por ejemplo 4 meses o 10.000 kilómetros), dependiendo de la marca.

Pero, ¬Ņqu√© sucede si el repuesto es un regalo de la marca a su cliente cuando ya la garant√≠a del veh√≠culo ya no lo protege y por tanto, bien podr√≠a negarse a remplazar la pieza da√Īada?

El aforismo popular ense√Īa que ¬®a caballo regalado no se le mira el colmillo¬®, pero, ¬Ņqu√© pasa si la marca no remplaza otra vez el colmillo averiado que cambi√≥ antes por ¬®Cortes√≠a Comercial¬®?

Los productores y los concesionarios que venden vehículos y servicios le responden a los compradores por la calidad e idoneidad de los mismos, en virtud de que entre las partes surgió una relación de consumo al momento de la venta y tal responsabilidad se plasma en el Certificado de Garantía que se entrega al comprador al momento de la venta.

En otras palabras, sin relación de consumo no hay garantía porque ésta se deriva del contrato de la compraventa y no de un acto de generosidad con el cliente.

En un mundo ideal, lo mejor ser√≠a que el productor regalara nuevamente el repuesto, pero la tenebrosa sospecha de que la pieza se volvi√≥ a da√Īar por un mal uso del bien o la intervenci√≥n de un tercero chamb√≥n, probablemente har√° que no sea tan generoso en esta segunda oportunidad.

Así, como pasa algunas veces, el regalo produce un efecto contrario al que se buscaba y el asunto puede acabar en una queja y la investigación de la División de Protección al Consumidor de la Superintendencia de Industria y Comercio, en donde tienen el criterio de que nadie regala nada si no tiene rabo de paja.
*Abogado experto en Derecho del Consumidor de Automotores

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad