Publicidad
Jue Jul 27 2017
21ºC
Actualizado 06:03 pm

Totó La Momposina | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-20 05:00:00

Totó La Momposina

La poesía, las gaitas y los millos indígenas fueron reunidos con los tambores, maracas y guarachas de los esclavos africanos, con la guitarra española y con el acordeón alemán en las llamadas bodegas, que eran grandes tiendas donde los mercaderes descargaban sus productos. Fue allí donde nacieron las primeras bandas en el Caribe colombiano, las que amenizaban los eventos sociales de tipo popular.
Totó La Momposina

De ahí surge ‘La bodega’, el nuevo álbum de la canta’ora y folclorista Totó La Momposina, tras un largo silencio discográfico de más de siete años y con el cual regresará a Europa a mediados de este año.

Ya son 50 dedicados a la música tradicional colombiana, impactando primero en el exterior, para luego ser reconocida en su país como la señora canta’ora.
“Una canta’ora es un todo, es una mujer que pertenece al espacio y es consecuente con lo que le rodea, pero vino con el don del canto y el don de la convocatoria”, afirma Sonia Bazanta, más conocida por Totó La Momposina.

Sin afanes, pero siempre vigente en los escenarios de Colombia y el mundo, La Momposina trabajó pacientemente durante tres años en ‘La Bodega’, buscando rescatar los sonidos heredados de tan rico legado popular.

“Siento que es un compromiso por las diferentes vertientes que tengo en mi familia y, más profundamente, con un legado cultural que está allí y que no hay que dejarlo perder, porque cuando se derrumba la casa, se derrumban los cimientos de una identidad”, continúa la folclorista.

República independiente

Los sellos discográficos no dan espera. Fue así como Totó La Momposina recibió su carta de libertad, para ahora emprender la aventura de hacer su música de manera independiente, con sus propios recursos y bajo su propio riesgo.

Según Totó, “ahora trabajando de manera independiente empiezo a entender muchas cosas del mundo de la música. Entiendo que hacer un disco requiere de una gran inversión con muchos riesgos. Es una experiencia chévere. Me involucré de lleno en lo que llaman la producción ejecutiva. Todo en la vida tiene un aprendizaje”.

Reconoce que cada vez que llegaba a un nuevo escenario, sus seguidores no dejaban de preguntarle cuándo volvería a grabar un disco.

“Las preguntas nunca faltaron, pero creo que mi carrera no ha estado fundamentada en la realización de los discos, sino de los espectáculos y la participación en festivales. Mi carrera no está amarrada a la venta de discos porque soy una artista de escenarios”, afirma la colombiana.

Hablando de escenarios, recuerda que hace poco leyó en un diario que ella había hecho mil conciertos. “Creo que se quedaron cortos porque yo hice en el Radio Music Hall de Nueva York 385 conciertos en 1974. Seis años más tarde hice en Rusia 185 conciertos. Imagine todo lo que he hecho desde esa época”, comenta entre risas.

Por eso se prepara para volver a Europa. “Allí tienen lo que nos falta a nosotros, una cultura para la cultura. Eso es una gran ventaja, porque tienen un concepto claro de la cultura, los dirigentes tienen que saber de qué están hablando y no son puestos políticos, entonces hay un desarrollo total”.

Agrega: “Hasta que tengamos claro que la cultura se maneja a través de conceptos de cultura, seguramente no saldrán las políticas verdaderas de formación artística descentralizada. Hay que dejar de pensar que los conceptos culturales se pueden imponer desde un escritorio en Bogotá, cuando cada pueblo maneja su propio universo cultural, con una realidad propia y una identidad que hay que respetar”.
 
Dentro de La Bodega

Para Totó La Momposina ‘La Bodega’ es el encuentro de toda la información de sus influencias musicales que han gestado su carrera de medio siglo. “Como canta’ora, estoy en la búsqueda para que esta música brille para la posteridad”.

Dentro de las nueve canciones que hacen parte de ‘La Bodega’ se encuentra ‘Dueña de los jardines’, un tema escrito por la propia Totó. “A todas las canciones uno le va poniendo versitos que nacen cuando la vas interpretando. Pero en este caso particular me dejé inspirar y escribí una canción completa interpretada a ritmo de sexteto palenquero”.

Incluyó canciones de Pablo Flórez, Abel Antonio Villa, Adriano Salas y Mario Gareña, a ritmo de porro palitiao, cumbia, zambapalo, merengue, abozao y afro.
Confiesa que le faltó incluir alguna de las 985 composiciones que realizó José Benito Barros, compositor habitual en sus producciones, y quien decía que nadie mejor que Totó para interpretar sus canciones.

En el panorama actual de la industria discográfica tres años es bastante tiempo para una producción musical, pero la canta’ora afirma que para los artistas el tema del tiempo no es valedero, “siempre hay todo el tiempo del mundo. No hay impaciencia, sólo calma. La idea es que la gente sienta cómo nosotros hacemos la música con amor”.

Cada una de las canciones grabadas ha sido probada cientos de veces en el escenario, al cual Totó siempre llega con su agrupación. “Estamos en pleno aprendizaje, porque buena parte de la agrupación son jóvenes, con grandes inquietudes que hay que saber canalizar. Buscamos expandirnos y cada experimento musical siempre es con la idea de ponerlo al servicio de la música tradicional colombiana y no al contrario”.

De ahí que la artista se atreviera en el escenario a invitar a la guitarra eléctrica, “siempre que se porte bien y esté al servicio de nuestra música e identidad”.

La guitarra eléctrica sólo es utilizada en ciertos escenarios y no en la producción discográfica. En ‘La Bodega’, La Momposina buscó otras influencias dentro de la propia música colombiana, como el uso del triple.

“Hay que ser respetuosos, pero no cerrados, hay que experimentar, pero siempre sabiendo que la música de la identidad es la que se debe beneficiar de todo ese proceso. De lo contrario son procesos inertes y modas que pasan volando”.

Tiene la fe puesta en las nuevas generaciones de músicos colombianos, “ellos están en plena búsqueda, la cual se dificulta, pues la música colombiana no se escucha en la radio o en los grandes medios de comunicación, entonces son más influenciados por el rock. Así, ellas suelen utilizar la música colombiana al servicio del rock, algo que es razonable, porque están creciendo en medio de esta música y múltiples manifestaciones extranjeras”.

 

Vea además en la edición impresa

  • Recorrido de la Momposina
Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad