Publicidad
Publicidad
Dom Dic 4 2016
20ºC
Actualizado 10:13 pm

El dilema de la agricultura sostenible | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-22 05:00:00

El dilema de la agricultura sostenible

El dilema de la agricultura sostenible

La mayoría de la gente preocupada con la sostenibilidad, reconoce una falta de conectividad de la humanidad con otros elementos bio-físicos de nuestro ambiente natural. A través de la agricultura estamos ayudando al balance ecológico en nuestro favor, pero si lo hacemos demasiado rápido o en exceso destruiremos la integridad de nuestro sistema ecológico, del cual tanto nosotros como la agricultura hacemos parte. Si degradamos nuestros recursos naturales y envenenamos nuestro ambiente natural, degradaremos la productividad de la agricultura con riesgo de destruir la vida humana en la tierra, y aunque nadie lo quiere, se presentan conflictos entre los intereses de los individuos en el corto plazo, con el interés en el largo plazo de la sociedad, y es ahí donde la política pública debe actuar.

El pilar de la agricultura está en los suelos y en la conservación de la materia orgánica, de donde se desprende la importancia de la agricultura de conservación de labranza mínima para evitar el lavado de los suelos, retornar a éstos lo mayor posible de la biomasa proveniente de la planta y de los animales, dejando sus residuos y el estiércol de los animales que fueron alimentados con las cosechas, por lo que requiere tratar de ubicarlos tan cerca como sea posible. La calidad de los suelos es la esencia para la sostenibilidad, con los minerales, materia orgánica y comunidades saludables de organismos vivos que hacen más eficiente la absorción de nutrientes, conservando el agua y el aire para el acceso a ellos por las raíces. Es más importante manejar los suelos que la cosecha y esto implica paciencia, inversiones y mentalidad de largo plazo y en política pública, por sus implicaciones y propiedad de la tierra. Qué difícil que un país sostenga una agricultura bajo esquemas de arriendo en donde el agricultor solo tiene tiempo de sacar el mejor partido a corto plazo.

La esperanza de la humanidad termina enraizada en los suelos. Si destruimos su productividad destruimos las bases de la vida. Debemos proclamar abiertamente sin dudar que no permitamos consideraciones económicas de corto plazo que afecten el futuro de los suelos. La investigación y la educación sobre su manejo, deben ser una prioridad si queremos tener futuro, sin olvidarnos que la viabilidad económica y la responsabilidad social deben balancearse y terminar de dar sentido a lo que debe ser la agricultura.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad