Sufro por mi familia | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 11 2017
21ºC
Actualizado 06:40 pm

Sufro por mi familia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-22 05:00:00

Sufro por mi familia

Sufro por mi familia

Cumplí mis 50 años, tengo 30 de casada con dos hijos profesionales, exitosos de 28 y 26 años que aún viven con nosotros. He sido una mujer feliz porque me casé con un hombre juicioso, responsable, buen papá y excelente amigo.

Mi esposo siempre me dice que no me amargue la vida viviendo de los problemas de los demás, que con los nuestros tenemos suficiente.

No sé como controlarme. Siempre estoy pendiente de lo que pasa con mis hijos o mi familia. Me llaman, me comentan las cosas y siempre termino involucrándome y sufriendo por todo lo que ocurra. No se cómo controlar esta situación que últimamente me ha tenido enferma. Espero su consejo.

Respuesta

Distinguida señora: Llegó la hora de tomar conciencia sobre la manera correcta como debe manejar la propia vida. Sus intereses afectivos estarán ligados al hogar, sin desconocer que los hijos ya son personas mayores los cuales tienen sus espacios como profesionales, seres autónomos y responsables en el manejo de su porvenir.

Usted estará como mamá y amiga dispuesta a escuchar, comprender, valorar y orientar cuando esto sea necesario. Dejará que cada uno forje su destino sin exagerar su preocupación y permitiendo que de manera  individual asuman sus propias decisiones y las consecuencias que se derivan.

De igual manera debe actuar ante sus familiares, quienes confían en usted como consejera, pero no se tome a pecho las cosas porque al final quien saldrá perjudicada será usted y no ellos. Busque la felicidad alrededor de su familia. Así debe ser.

Reflexión

Jamás permita que los conflictos de las personas que le rodean se conviertan en su preocupación e infelicidad.

Escuche con atención, comprenda lo que dicen y aconseje sin dejarse llevar por los sentimientos allí involucrados. Sea de aquellos que tienen el don sagrado del consejo, sin permitir que las dificultades allí involucradas destruyan su tranquilidad y seguridad.

Cada ser humano es único, especial e irrepetible. Su incontable riqueza interior y la capacidad de análisis, el sentido común e iniciativa que posee le impulsarán a obrar ante los seres que ama con serenidad y eficacia.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad