HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
18ºC
Actualizado 08:18 am

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-23 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

sin saber que pueden herir, crear resentimientos, ofender susceptibilidades, crear odios o dar pie para que nuestros enemigos se basen en declaraciones de “tipo acéfalas” de nuestros políticos para crear nuevas amenazas o camorras verbales, como las que estamos viviendo de nuevo con nuestro querido vecino Hugo Chávez y la sonriente mirada angelical del ecuatoriano Correita o del valioso amigo de la “Chompa”, Danielito Ortega, o el de la abundante melenita boliviana Moralitos.

Ellos se basan en el mínimo detalle que expresen nuestros hábiles, pero ingenuos ministros, políticos, diplomáticos o candidatos presidenciales, para cogerlos en sus “bestialidades” y poner en aprietos a su gran jefe “pluma blanca” que no tiene más remedio que llamarlos y pegarles su vaciada, colocarles una venda grande de esparadrapo a modo de tapabocas por sus constantes embarradas a nivel internacional.

Luis Alberto Parra Tibaná


La lectura

¿Qué lee el pueblo colombiano representado en sus obreros, artesanos, empleados públicos, negociantes, vendedores ambulantes y pequeños industriales? Me atrevería a afirmar que muy poco y casi nada. Es alarmante la falta de hábito del colombiano común por la lectura. Y que no se nos diga que ello obedece a la falta de recursos económicos para comprar libros, pues ello no es rigurosamente cierto. El colombiano tiene dinero para malgastarlo en cerveza, ron y aguardiente, lo mismo que en billar, porque está acostumbrado a ello. No compra libros por su pereza y falta de inclinación a la lectura, una de las grandes fallas de comportamiento de nuestras gentes, derivado de múltiples factores que un reducido artículo de prensa es imposible analizar debidamente.
Así como se libran ingentes batallas en los medios de comunicación contra la drogadicción, la violencia, la pornografía; así como los periódicos publican tres y cuatro páginas seguidas de deportes, en la misma forma se debe concientizar a las masas sobre la bondades de la lectura. El pueblo debe leer, porque solo mediante capacitación podrá superar su estado de atraso y de miseria y participar de todas la ventajas que ofrece la civilización.

Guillermo Reyes Jurado


La rondalla del chulo

El chulo, nuestro hermano negro, es tan pequeño que cuando pisa suelo muchos lo ignoran, lo desprecian y lo espantan lanzándole piedras desconociendo su trabajo. Cuando vuela alto, muy alto, ronda al sol, mira para abajo con humildad, nos ve diminutos y sigue moviéndose calentando su cuerpo y alas, siempre sobre el aire haciendo la danza en círculos. A veces deja quietos sus alones para divisar lo grande que es el mundo y vil la vanidad humana.
Estas aves están desapareciendo porque les está escaseando la comida, los desplazados y pobres que van en aumento en el país les vienen quitando sus provisiones de los basureros en los campos, pueblos y ciudades. A esa gallinácea se le unen dos, tres, cuatro y hasta más aves y entre todas se ponen de acuerdo para seguir gozando de la altura y el calor del astro rey hasta hacer un redondel más grande y sin decir nada ni lanzar graznidos de mal agüero empiezan a bailar y gozar de la maravilla de ser un gallinazo vestido de negro que nunca aprendió a estar triste, así lo humillen y menosprecien los poderosos en la tierra.
Parado en barda o monumento/ como un buen politiquero/ el chulo espera el momento/ que caiga la víscera o el cuero.

Germán Valenzuela Sánchez


Desaliento en el alma

Cuando muere alguien de quien yo solo tengo un vago recuerdo de su vida y de sus obras, siento pena por sus deudos. Por tanto no concibo la indiferencia de algunos en el deceso de esos seres que, por una u otra razón, hicieron parte de su vida y llegado el momento no tienen para sus deudos una palabra de condolencia. La indiferencia duele tanto como el daño físico y sus heridas son más difíciles de curar.
Los pastores, no importa su credo, predican sobre las obras de caridad para con el prójimo y para con ellos mismos, pero nunca lo hacen con las obras de misericordia (éstas no dejan dividendos) como la de consolar al triste, visitar a los enfermos y enterrar a los muertos, tan válidas ante Dios y ante los hombres como esa moneda que le arrojamos a los menesterosos.    
No pretendo ser reformadora de almas (o si?), para ello doctores tiene la santa madre iglesia, sino mover los corazones empedernidos que con su desaliento en el alma, lastiman los sentimientos de sus congéneres. “Vivimos como soñamos: solos”. - Joseph Connrad.
P/D. Ingrid estuvo autosecuestrada por la guerrilla. Ahora por Francia. ¿Cuándo lo estará por Colombia?.

Graciela de Salcedo

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad