El ascensor | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-25 05:00:00

El ascensor

Inicialmente en las antiguas ciudades las construcciones eran bajas, pero a medida que crec√≠an en n√ļmero de habitantes y aumentaba su densidad de poblaci√≥n, era necesario buscar mayor altura para un mejor aprovechamiento de los terrenos que cada d√≠a se valorizaban m√°s.
El ascensor

De ah√≠ han surgido los edificios de apartamentos y desde luego la necesidad de los ascensores, medio de transporte que consiste en una cabina que se desplaza a trav√©s de un hueco vertical dise√Īado para movilizar pasajeros y equipajes entre pisos, hoy considerado como medio seguro de transporte y el aparecer el m√°s utilizado despu√©s del autom√≥vil.

Conocimos el primer ascensor instalado en Bogot√° en el a√Īo 1927 en el Edificio Cubillos, donde funcionaba la Bolsa cercano a la Avenida Jim√©nez de Quesada y en Bucaramanga el del Edificio de la Compa√Ī√≠a Colombiana de Tabaco en el Parque Santander, hacia 1940. Igualmente en 1970 al visitar en Nueva York las Torres Gemelas, conocimos la serie de 104 ascensores en cada torre que con una velocidad de ocho metros por segundo daban acceso a 40.000 empleados de las 430 compa√Ī√≠as que all√≠ funcionaban, junto con 150.000 personas que diariamente las visitaban.

El ascensor fue inventado por el estadounidense Elisha Otis en 1853, equipado con un dispositivo de seguridad para evitar la ca√≠da accidental de la cabina y fue perfeccionado por el alem√°n Werner von Siemens. As√≠ lo conocimos y lo hemos utilizado diariamente desde hace a√Īos hasta convertirlo en un elemento indispensable de nuestro diario trajinar. Muchos de sus usuarios han tenido la desagradable experiencia de quedar atrapados por una falla de energ√≠a el√©ctrica, dando lugar a escenas a veces jocosas y a veces preocupantes hasta el punto de que hay personas que por sufrir de claustrofobia prefieren utilizar las escaleras. En la misma forma lo hacen los que sufren de acrofobia, es decir, miedo irreprimible a las alturas o v√©rtigo, que se presenta al sentirse en el vac√≠o a trav√©s de los vidrios como si estuvieran al borde de un precipicio.

Recordemos los versos del empleado enamorado: yo trabajo en una empresa,/ en el piso treinta y dos,/Todos los d√≠as nos vemos/ al subir al ascensor./Subir all√≠ adentro contigo, /esa es toda mi ilusi√≥n. /Alg√ļn d√≠a me animar√©/y te declarar√© mi amor.

Nota.- Con gran pesar recibimos la noticia de la muerte del gran artista orgullo de Santander y excelente amigo, Jorge Iván Arango, presentamos nuestra más sentida condolencia a todos sus familiares por esta pérdida irreparable.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad