El poder y los poderosos | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Dic 17 2017
20ºC
Actualizado 02:56 am

El poder y los poderosos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-26 05:00:00

El poder y los poderosos

El poder y los poderosos

Esta anécdota histórica la refiero porque no debemos extrañarnos cuando a diario se comprueba que a quienes arriban a las cumbres del poder, se les excusa toda la parafernalia que utilizaron para lograr su propósito, se olvidan sus ideas pretéritas y sus antecedentes se desvanecen como si fueran vapor. Es más, se llega al punto de que las críticas se convierten en elogios y los errores en buenas tácticas. Si ahondamos en el tema de las relaciones con el poder, la cuestión tiene aún mayores implicaciones, porque si hay algo terrenal que seduce al hombre hasta lo más íntimo del ser, es el poder.

A estos niveles de mando y autoridad casi omnipotentes, se cambian los afectos de una manera particular: los poderosos dicen estimar a todo el mundo, pero en el fondo no quieren a nadie. Se sirven de las personas y de las comunidades de acuerdo a sus intereses. Es ingenuo creer que el poderoso quiere a alguien con el afecto normal que desarrollan los mortales; lo más probable es que lo quiera porque lo necesita. Pero esto no es extraño al hombre y lo practican con regularidad los poderosos; desde que éste existe no ha habido tregua en la búsqueda de imponerse los unos a los otros a como dé lugar.  Los valores, los principios y las convicciones juegan un papel secundario.  Por ello no nos sorprendamos con tanta controversia pública encaminada a mostrar el perfil verdadero de quienes han llegado al poder utilizando mecanismos non santos.

Hay que esperar muy poco de los poderosos, pues a estos siempre se les da la razón así no la tengan. Sus ideas se imponen en forma independiente a la admiración que les suscite una sociedad, una nación o sus verdaderos amigos. Quizás resulta oportuno hacer referencia también a la doctrina americana de los afectos que fue defendida por el presidente Franklin D. Roosevelt, quien afirmaba con total desparpajo que los Estados Unidos no tenían amigos, sino intereses. Esa es la verdad del poder y de quienes lo detentan. Y algunos dirán con sorna, “es que para eso es el poder”.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad