La esperanza es lo último que se pierde | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-26 05:00:00

La esperanza es lo último que se pierde

Dentro de las estrategias de Álvaro Uribe en su interés por perpetuarse en la Presidencia, la que más daño le hace a la institucionalidad del país, a la par con el debilitamiento de las otras ramas del poder, es la de convencer a buena parte de la opinión que la única persona capaz de gobernar es él, llegando inclusive al irrespeto de hacerse una caricatura, ‘Uribito’, y mandarlo a hacer campaña electoral. Como dijo uno de sus adeptos: entre una mala copia y el original, prefiero el original.
La esperanza es lo último que se pierde

Varios columnistas venimos alertando sobre la única política de Uribe: perpetuarse en el poder; de allí, entre otros recursos, con cargo al erario, el de sus consejos electorales donde anda “prometiendo escuelas y puentes donde no hay ríos”, comprometiendo, para debilitarlos, a los mandatarios regionales.
No es cierto que él único Presidente que Sí ha gobernado a Colombia haya sido Uribe y muchísimo menos que entre todos los candidatos visibles sea el único con perfil presidencial, para no hablar de estadista, que de eso no tiene nada: político es quien piensa en la próxima elección, estadista quien piensa en la próxima generación.

Como hay para todos los gustos, cito en orden alfabético a quienes hoy se muestran como candidatos: Sergio Fajardo, Lucho Garzón, Carlos Gaviria, Carlos Holguín, Rafael Pardo, Martha Lucía Ramírez, Noemí Sanín, Juan Manuel Santos, Germán Vargas....

Ah! y ‘Uribito’, quien ha dicho que si Uribe es candidato votará por él ¡estupendo candidote! Y algo deben tener Holguín, Ramírez y Santos para que Uribe los haya tenido como ministros, además de haberlo sido en otras administraciones. En lo personal, si las elecciones fueran hoy votaría por Rafael Pardo, quien siempre ha demostrado tener ética y formación de estadista. Le seguiré la campaña a Marta Lucía Ramírez y otros más para tomar mi decisión final.

Recordemos que en febrero de 2002, Uribe poco registraba a nivel de conocimiento nacional y ocupaba el tercer lugar en las encuestas de intención de voto. Vino el atentado en Barranquilla cuando se desplazaba con Dief Maloof, hoy condenado a 4 años y 9 meses de prisión por la parapolítica, atentado atribuido a las Farc y del cual lo único que se supo fue que dejó unos peatones muertos. Con el extraordinario manejo mediático que lo ha caracterizado, que le permite sacarle utilidad hasta a una tragedia, Uribe se “disparó” entonces en las encuestas y 3 meses después ganó las elecciones.

Hoy estamos a 14 meses de las elecciones del 2010, tiempo suficiente para que aparezca algún “gallo tapado”, porque que los hay, los hay. Gran tragedia de una nación declararse carente de quien la lidere, así se han abierto paso Hitler, Mussolini, Castro, Chávez y todos los tiranos que en el mundo han sido.
Por fortuna brillan luces de esperanza y Uribe ha empezado a descender en las encuestas sobre intención de voto; esperemos los sucesos de los próximos 14 meses.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad