A puchos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-26 05:00:00

A puchos

Esta expresión coloquial de nuestros ancestros significaba: de a pocas cantidades.
A puchos

Es precisamente el t√©rmino m√°s apropiado para cuantificar c√≥mo los adictos a la droga o sustancias psicotr√≥picas, ¬ďa puchos¬Ē, quieren seguir consumiendo, continuar muriendo, estimular el cultivo y el tr√°fico para su comercializaci√≥n, mantenerse alienados estando a todo momento ¬ďtocados¬Ē, pero con dosis repetitiva que llaman personal y que en lugar de prevenir su consumo lo estimula y en lugar de disminuir adictos, los incrementa.

Está interesado el Congreso en estudiar esta hecatombe para autorizar y terminar legalizando el tráfico indebido de sustancias tóxicas. Nada bueno ni constructivo se ofrece a los infantes hoy y qué futuro tan incierto están imponiéndose los jóvenes del presente. Bien difícil para padres de familia responsables que dan buenos consejos a sus hijos y ejemplo de vida con su comportamiento, tratar de marginar a sus adolescentes de semejante flagelo, cuando su tarea denodada la realizan en su hogar durante cinco horas diarias, mientras el pésimo ejemplo y la incitación al vicio se le bombardean externamente desde todos los ángulos y por todos los medios diez horas diarias cuando menos. Para eso sí sirven, diligentemente, los Padres de la Patria. Por eso, son eso.

Los empleados bancarios son honorables y rectos en el manejo del dinero ajeno. Prueba de ello son los billones que diariamente acarician sin abusos produciendo los billones que anualmente ganan los bancos, hoy desacreditados y aborrecidos por su doctrina de explotación a sus clientes para enriquecerse de afán.

¬ŅQu√© tal si el sistema bancario autorizara a cada empleado a sustraerse solamente cincuenta mil pesitos diarios sin sanci√≥n alguna? Es apenas un pucho comparado con lo que podr√≠an hurtarse. Afirmar√≠amos entonces que por cuant√≠a, tales empleados ¬ďno son casi p√≠caros¬Ē.

Queda la expectativa de que en el Congreso aparezca una mayoría de legisladores conscientes de su responsabilidad ante el presente y el futuro de la patria. No perdemos la esperanza de mostrarnos al mundo como país civilizado, anhelante de triunfar sobre la adversidad y el vicio que institucionalizaron los violentos. Tenemos la obligación de ser capaces.

 

ESCRITOR ITO

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad