Publicidad
Publicidad
Mar Dic 6 2016
22ºC
Actualizado 09:10 am

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-26 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

La primera es en lo referente a la importación de unos equipos de cómputo especializados que por su complejidad traen pequeños accesorios como puertos de USB y tarjetas intercambiables por fuera del montaje mismo, pero obviamente disponibles para ser ensambladas. Una vez que lleguen a su destino final...de poco valor comercial, 9 en total, (de hecho ninguno sobrepasa los 12 ó 15 mil pesos contra una factura de unos pocos millones de pesos), sin embargo los cuidadosos oficiales de aduana los han “detectado” y rápidamente le han informado al agente importador que esos alijos serán “incautados”. Sólo se necesitaba sentido común para imaginar que equipos de esa naturaleza pueden llegar a ser enviados con esas piezas sueltas por protección.....todo lo que generó la vergonzosa explicación certificada que me vi en la obligación de requerir desde los fabricantes en Taiwan, quienes asombrados por ese nivel de pobreza intelectual y moral.

La segunda fue mientras realizaba una consignación en el Banco de la República, que cuenta con 7 ventanillas de atención al público pero de las cuales sólo tres tienen funcionario y dos de ellos se dedicaban a contar monedas con una ruidosa máquina, haciendo caso omiso a la larga fila de clientes en espera.
De modo que dos cosas salen en claro de estas situaciones: primero, que para la aduana colombiana todos somos delincuentes hasta tanto se demuestre lo contrario y segundo, que los empleados del Banco de la República son como el oro: escasos e intocables.

Eduardo Martínez Ojeda

¿País democrático?

¿Dónde esta la democracia de Colombia? Qué tristeza nuestros ilustres senadores y representantes prestarse para que se burle la ley, para que con sus actos se pisotee la Constitución Nacional, dejándose llevar por intereses particulares. Además del costo económico que lleva el referendo, lo más grave es el costo político ya que estos dos años no legislarán ni se discutirán temas para el beneficio del pueblo sino que se gastarán todas las sesiones tratando de aprobar algo que a todas luces es inconstitucional, indebido y falto de seriedad. No se puede jugar con las normas, qué mal ejemplo el que dan. Ahora entiendo porqué una reelección es tan lesiva para la democracia cuando se ve la feria del clientelismo.  Para colmo se subieron el sueldo tres salarios mínimos más, quedando en 21 millones de salario. ¡No hay derecho!

Iván Romero Gomez


Teleférico sin carretera

El domingo 22 de marzo, un amigo que tiene negocio en el sector adyacente al teleférico en la Mesa de Los Santos y que está dando sus primeros pasos con una pequeña empresa para hacer recorridos turísticos, contrató un grupo musical para amenizar la hora del almuerzo de sus clientes.
En las horas de la mañana, el grupo se desplazó a cumplir su compromiso, pero después de tomar el ramal para la estación del teleférico y como estaba lloviendo, la vía se había convertido en un verdadero barrizal, con decenas de vehículos atascados y turistas mojados y embarrados. Los músicos no tuvieron otra opción que regresarse y los turistas se llevaron la peor imagen.
Son de resaltar los esfuerzos y gestiones que han concluido con la hermosa obra de Panachi y el teleférico, pero si no se soluciona con rapidez el problema de la vía, estaremos borrando con el codo lo que se hizo con la mano. Como decía el viejo eslogan: “turista satisfecho trae mas turistas” ¿y turista embarrado?

Pedro José Pinilla Orejarena


¿El futuro de Santander?

Correlacionando el editorial del domingo 22 de marzo con el excelente artículo de la periodista Sonia Isabel Rojas Díaz sobre el futuro de Santander basado en los megaproyectos del Departamento y el artículo de Séptimo Día sobre los precursores de Hidrosogamoso, me llama la atención que en 64 años desde que el Patriarca Alejandro Galvis Galvis lo propuso para su realización, sólo hasta el pasado 10 de marzo se haya puesto la primera piedra para esta obra tan importante para nuestra región.

Invito a los santandereanos a guardar estos artículos como evidencias de los compromisos adquiridos y la fecha de la realización, para que ejerzamos una labor de veedores ante quienes aparecen hoy como responsables de estas obras, para que los plazos sean cumplidos y no que dentro de 60 años, nuestros nietos y bisnietos se vuelvan a ilusionar con el futuro de Santander y sus grandes proyectos, sino que todos estos ya se hayan hecho realidad.
Amanecerá y veremos...

Alfonso Rodríguez Rueda


Caminata por la lectura

La Fundación Participar en su columna periódica reflexiona acerca de la lectura de los bumangueses y coincide con el grueso de la población “a los colombianos no nos gusta leer” nos invitan a ganar lectores.  En horabuena. En el pasado un visionario ideó la biblioteca Gabriel Turbay.  Era la biblioteca por y para el libro. Hoy es otro cuento. Se creó el bibliobus y hasta una emisora cultural. Parecía la época de Tomas Vargas Osorio. Por fortuna hoy existen iniciativas privadas, tal el caso de Sistemas y Computadores S y C. Editor y ahora gestor cultural con su Casa del Libro Total. Haciendo eco a la fundación participar invito a los amigos de Jorge Valderrama Restrepo intelectual y gestor cultural quien vivió y murió para el libro, a que recuperemos su biblioteca particular de más tres mil volúmenes que se guardan en una bodega de su residencia en Girón hace siete años. El maestro Mantilla Caballero también amigo de Valderrama podría aportar alguna idea, lo mismo la familia de Mario Hernandez pintor y filósofo, todos ellos con arraigo en Girón. Podríamos hacer camino a la formación de un gran centro cultural en la Villa de San Juan; ahora que sigue el alcalde reelecto Alberto Quintero a quien le sensibilizan estos temas. Es hora de seguir demostrando que el libro tiene vigencia a pesar del internet, de los efectos mediáticos, de la recesión, de la globalización y su reversa, de los Chávez y los Uribes, etc., etc.  

Ernesto Rodríguez Albarracín

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad