Publicidad
Publicidad
Jue Dic 8 2016
23ºC
Actualizado 05:49 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-30 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Ante este espectáculo, uno se pregunta: ¿Será que estos señores poseen algún permiso especial para “volar” en sus potentes máquinas sin usar ese protector para su seguridad? O será que a los agentes de tránsito ¿les da temor pararlos y hacerles un comparendo? Sea lo que sea, es absurdo sancionar a humildes trabajadores y mensajeros, quienes por algún descuido no llevan puesto el casco de seguridad, por el hecho de no pertenecer a un grupo privilegiado de motociclistas.

O como decía el recordado columnista Norberto Serrano Gómez, en su famosa columna “De broma y de veras”, que la sanción a los motociclistas por no ponerse el casco debía suprimirse, ya que cada persona era responsable de su propia seguridad; que esto era tan absurdo como sancionar a un paciente de cáncer por no tomarse los medicamentos o hacerse la quimioterapia.

Aristóbulo Hernández B.

Prudencia ministro Santos

El señor ministro de Defensa nacional nos haría un gran favor a los colombianos del montón si fuera un poco más prudente en sus declaraciones cuando se refiere a nuestros vecinos, especialmente a Venezuela, pues por todos es sabido que el paranoico que gobierna el hermano país está armado hasta los dientes y en alguna de sus rabietas puede cumplir sus amenazas movilizando su poderío bélico para masacrarnos sin piedad, utilizando las tácticas hitlerianas de fingir ataques a su soberanía para justificar una agresión. Así es que, mucho cuidado con este incómodo vecino, porque francamente es sumamente jarto estar soportando insultos con la paciencia del santo Job.

Luis Martín Parra Carreño.

La tecnología me quedó grande

Dime si tienes celular y te diré quién eres. Dime si tienes computador y te diré quién eres. Dime que no tienes ninguno de los dos y te diré quién eres. Qué pena, soy retrograda, troglodita, cavernaria. El computador no cabe en mi cabeza, me quedó grande y el celular no lo necesito pues tengo la casa por cárcel, mientras otros deberían tener la cárcel por casa, pero donde manda el Procurador...
Pero..., ¿a qué viene todo esto? A que si yo tuviera computador le mandaría un correo (perdón, e-mail) a Telebucaramanga para que no me enviara el listado de mis llamadas.

También le pediría que no cambie el directorio telefónico todos los años, cuando ya ni siquiera lo usan para envolver.
A los medios les rogaría que no nos invadieran con tantos fascículos, siempre más de lo mismo. Las enciclopedias con eso del internet están mandadas a recoger.

No más listados. No más directorios. No más fascículos. No más desperdicio de papel. El único papel que necesitamos es el papel moneda y el papel higiénico, este último fabricado o con papel de lija, o con papel de seda. “No hay causa básica para todos los efectos”. Giordano Bruno.

Graciela de Salcedo.

El Cañón del Colorado, el Cañón del Chicamocha

El Cañón del Colorado estado de Denver EE. UU. mide 270.000 kilómetros con una altura de 4.346 metros, su terreno arenoso colorado. Nuestro Cañón del Chicamocha es una hermosísima tarjeta enmarcada al natural, el río Chicamocha que lo atraviesa hace de este sitio natural un privilegio que Dios donó, al medio día de su historia el astro rey lo ilumina y éste parece una serpiente dorada deslizándose con placer entre estas montañas rocosas que son canales que en invierno lo alimentan formando unas cintas bellas como plateadas fuentes por sus aguas que parecen querer suicidarse, pero que alimentan copiosamente su majestuosidad, ahí se recrea la vista y el corazón y uno se siente más cerca de Dios, bajo éste que acaricia con ardor.

Quien esto admira y escribe es un rolo hijo adoptivo de Bucaramanga hace más de 36 años, acato y respeto a los santandereanos todo lo positivo, pero no comulgo y reprocho su envidia que acorta el futuro. Un recuerdo sano, antes que el doctor Alfonso Gómez Gómez hizo construir el puente para Cepitá, el río Chicamocha lo pasábamos los visitantes y pobladores en tarabita, para los viajeros y niños era una aventura de película una diversión exquisita viajar por este cable aéreo con nuestros niños. En otras ocasiones fuimos a Cepitá con el Patroncito Próspero Rueda Rodríguez, que tenía en mente como hombre futurista que en este sitio por su naturaleza podría ser escenario para un futuro sembrando ajonjolí, la pepita que da manteca. (Increíble para exportar como futuro lubricante para vehículos) esto fue un sueño sin realizar de un hombre altruista como El Patroncito q.e.p.d. Me agradó Cepitá y su hermosa ceiba, luego con mi dilecto amigo el Doctor Gonzalo Afanador visitamos a Cepitá haciendo turismo social cada quince días llevándoles a los abuelitos mercados y cariñitos de corazón.

Esos viajes eran alegres de buena voluntad y hasta en Cepitá se formó un enano, un pequeño balneario en un lote con su alberca que no daba abasto los domingos, en otros viajes se formó una cooperativa campesina que aún existe. Con relación a Panachi ya se están viendo en las calles de Bucaramanga los turistas nacionales y extranjeros y yo pronostico que antes de acabar con el año 2009 ya Bucaramanga es un emporio, una meca del turismo gracias a Panachi creo que nos han sorprendido con la casa en desorden, sucia, hay que arreglarla, ¿cómo?

Civismo, aseo, atención, cultura, de ¿quiénes? Hoteles, comercio, transporte, los mismos ciudadanos. Dios nuestro, gracias por iluminar y permitir esta realidad que costó trabajo, esfuerzo y lágrimas de los hombres de bien que permiten tener lugares dentro del orden para recrearse.

Carlos A. Muñoz V.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad