Publicidad
Mié Jul 26 2017
20ºC
Actualizado 08:54 pm

Desalojó de 30 familias terminó ayer en gresca | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-31 05:00:00

Desalojó de 30 familias terminó ayer en gresca

En medio de una fuerte riña que se extendió hasta casi el mediodía, 30 familias invasoras de la vereda La Independencia fueron desalojadas ayer del lugar por unidades de la Policía y del Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad.
Desalojó de 30 familias terminó ayer en gresca

El desplazamiento fue ordenado por la Secretaría de Gobierno de Barrancabermeja, en su afán por impedir la proliferación de asentamientos ilegales en la ciudad.

“Ya habíamos conversado con las personas asentadas, pero infortunadamente, no fue posible llegar con ellas a acuerdos que evitaran esta diligencia”, dijo Juan Carlos Sierra Ayala, titular de la nombrada cartera.

El funcionario también indicó que el desalojo, además de cumplir con una política gubernamental, se efectuó en respuesta a una querella instaurada por la propietaria del predio invadido, Nubia Hincapié Arias.

Durante la jornada, cuatro personas fueron detenidas por la Policía por resistirse al desalojo. Mientras este medio de comunicación estuvo presente, una de ellas había sido dejada en libertad.

Hubo de parte y parte

Germán Perdomo Vargas, comandante del Departamento de Magdalena Medio, desmintió las acusaciones de la comunidad en relación a presuntos malos tratos por parte de las unidades a su mando.

“No se empleó ni el 10% de la fuerza que estamos autorizados a utilizar”, dijo el alto mando, quien añadió que, en caso de existir agresión, provino de ambas partes. “Entiendo que hay un problema social, pero la gente no se puede apoderar de lo que no es suyo, porque ahí comienzan los problemas de gobernabilidad”, concretó el oficial.


La dueña del predio

Nubia Hincapié Arias, que ayer se hizo presente en el lugar, dijo ser la dueña del área que fue invadida y que estaría dispuesta a negociar para futuras viviendas, pero no con quienes la ocuparon por espacio de un mes.

Según dijo, antes de la invasión, en el terreno no había construcciones, pero sí 120 palos de cacao y 320 palos de limón, los cuales quedaron reducidos a cenizas. “Para poder invadir, ellos tumbaron la cerca y le metieron candela a todo lo que tenía”. Por supuesto, los invasores negaron estos hechos y aseguraron que el predio era empleado para actos delictivos.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad