¿Qué le pasa a Juan? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-04-04 05:00:00

¿Qué le pasa a Juan?

TDAH no es la sigla de una pirámide, como esas que están tan de moda en los últimos tiempos. Ni son tampoco las iniciales de algún director de cine o algo por el estilo. Se trata de la forma de acortar el nombre de un trastorno muy frecuente en nuestros días denominado “Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad”, del cual padres y maestros deberíamos estar mucho más informados de lo que sucede actualmente en la realidad.
¿Qué le pasa a Juan?

Precisamente acabo de leer un precioso libro titulado “¿Qué le pasa a Juan?”, escrito con mucha dedicación e infinito amor por María Victoria Pimiento Páez, madre de un niño con TDAH, en el que nos narra paso a paso y con hermosos y generosos detalles, la odisea que ha tenido que recorrer a lo largo de estos años para poder hacerle entender a las demás personas lo que significa esta afección y la forma en que debe entenderse y aceptarse un niño que la padece.

A pesar de ser un educador de larga trayectoria y de haberme interesado por los temas de la educación y de la psicología, nunca antes había tenido la oportunidad de que alguien me explicara con tanto detalle, con tanto amor y con tanta seriedad científica lo que el TDAH significa, y lo que es más importante, la forma en que debemos aprender a entender a las personas que lo padecen y muy especialmente la forma en que debemos aceptarlos y tratarlos para poder ayudar a que puedan convertirse en personas útiles a la sociedad y a sí mismos, y además en seres la alta calidad humana que disfrutan de la felicidad de ser humanos en toda la extensión de su significado.

En un estilo muy coloquial y sin perder la seriedad que las obras de esta naturaleza requieren, la autora nos cuenta paso a paso todo lo que tuvo que sufrir, presenciar, entender y procesar intelectivamente para poder sacar adelante a su hijo y protegerlo de las incomprensiones de la familia, los amigos y compañeros, y muy especialmente de los profesores, que normalmente no están capacitados para entender estas realidades ni para hacer lo que más conviene en cada situación a fin de cumplir a cabalidad la delicada misión que la sociedad les ha encomendado de apoyar a sus discípulos en la no fácil tarea de ser lo máximo posible.

Se trata de una bella obra  muy instructiva, escrita con infinito amor por una persona definitivamente muy especial, que debería ser lectura obligada para todos los padres y profesores, para su propio beneficio y muy especialmente para beneficio de quienes por felices circunstancias de la vida son sus hijos y sus discípulos.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad