Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 10 2016
19ºC
Actualizado 06:09 pm

Anegación política | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-04-05 05:00:00

Anegación política

Anegación política

El anterior es el diagnóstico incuestionable de la coyuntura nacional, que no se puede dejar de insistir, refleja un contagio de política aguda cuya irresponsabilidad lamentablemente pueden terminar pagando millones de colombianos.

Es que mientras congresos como el de los Estados Unidos y parlamentos como el de Alemania o Inglaterra se encuentran concentrados casi que exclusivamente en estudiar medidas y analizar ideas para combatir junto a sus respectivos gobiernos la recesión más profunda que pueda haber golpeado al mundo desde la gran depresión de los años 30, acá a los Padres de la Patria sólo les interesa cómo están posicionados frente a una posible reelección del presidente Uribe.

De hecho, prácticamente ninguno de ellos o, en aras de la precisión, son tan pocos los que abordan el tema, que con mucha dificultad pueden hacer oír sus voces de alarma al respecto.
Pero hay que llamar las cosas por su nombre. Si a la gran mayoría de los congresistas les cabe buena parte de la culpa de la irresponsabilidad reinante, también hay que registrar que el alto Gobierno anda en las mismas.

Sí. Como si la situación no fuera apremiante y las cifras de la economía nacional no hubieran provocado ya el disparo de todas las alarmas, los reportes de las reuniones entre ministros y parlamentarios que le llegan a la opinión pública, hablan únicamente de preacuerdos y compromisos en vistas al referendo.
Incluso, se puede decir que el presidente Uribe aceptó la gravedad del estado de la economía nacional, con un desempleo en aumento y una caída de la industria y las ventas cada vez más pronunciada, pero de ahí a tomar medidas más concretas, es muy poco lo que se ha hecho.

Además, como es apenas lógico, hay que enfatizar en que con reconocer el problema no es suficiente. De hecho, nadie en las altas esferas gubernamentales parece haber caído en cuenta que esa irresponsabilidad política puede salirle extremadamente cara al Ejecutivo, en materia de apoyo y opinión favorable dentro de pocos meses.

La conclusión no puede ser más obvia. O el país entero pero sobre todo su dirigencia se concentra en trabajar en soluciones para esa crisis que aún no golpea las fronteras con todo su furor, o serán los ciudadanos nuevamente quienes tengan que pagar con quiebras empresariales y pérdidas de empleo esa anegación política tan estimulada por estos días.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad