Razas criollas a núcleos de explotación ganadera | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-04-05 05:00:00

Razas criollas a núcleos de explotación ganadera

Colombia tiene 10 razas de ganado criollo, un número alto en comparación con otros países de América Latina y muy similar, a varios de África.
Razas criollas a núcleos de explotación ganadera

Es toda una fortaleza genética, que tiene el don de adaptarse sin el mínimo de los escozores al inclemente trópico, donde el calor, las noches frías, la garrapata y las enfermedades, son el pan de cada día.

Las condiciones anteriores no son propiamente las vividas en un establo, de ahí que las razas europeas sean tan débiles frente a ese panorama hostil.

Desde 2005, la Corporación Colombiana para la Investigación Agropecuaria, Corpoica, en convenio con el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, viene adelantando un proyecto que tiene como finalidad multiplicar el número de animales dentro del hato nacional, que en la actualidad solo llega al 0,01, es decir, solo 26 mil animales.

De acuerdo con  Rodrigo Vásquez Romero, investigador de Corpoica y coordinador del proyecto “Multiplicación, mejoramiento y fomento de los bovinos criollos colombianos a través de la creación de núcleos en empresas ganaderas”, se están dando los primeros pasos para posesionar esa razas.

Según el investigador, lo que se pretende es realizar “investigación participativa entre los científicos de la Corporación y ganaderos de todo el país para multiplicar, mejorar y fomentar los bovinos blanco orejinegro, romosinuano, costeño con cuernos y sanmartinero”.

De acuerdo con el investigador, los bovinos criollos son “altamente productivos y con gran potencial para la exportación, especialmente al mercado Europeo. Registran características importantes como longevidad, resistencia a algunas enfermedades, baja mortalidad y alta eficiencia productiva”.

El método

Según Vásquez Romero, a través de unas convocatorias públicas que adelanta el Ministerio de Agricultura, se entrega a cada proyecto viable (campesino que cumplió con todos los requisitos) entre 10 y 15 hembras y dos reproductores, de los cuales uno va para la monta de hembras de su raza y el otro, a programas de cruzamiento con vacas cebú, para la búsqueda de animales F-1.

“Luego de tres años, el ganadero puede retirarse del programa o adquirir el núcleo; y lo puede hacer, con las crías, pues el plan contempla unas ganancias en crías del 50% para las partes. Es un negocio de participación”, agregó.

Con las crías que se van recibiendo, se abre cupo para otros ganaderos que salgan favorecidos de las convocatorias.

Por ejemplo, en 2006 se les entregaron animales a 46 productores, es decir, el programa inició con 877 ejemplares.

El banco

Corpoica está trabajando este proyecto en dos fases: In Sitio que es la puesta en práctica de la propagación con los ganaderos e In Vitro en el banco de germoplasma, donde se mantiene semen congelado de todas las razas.

“El programa In Sitio se inicia con los excedentes de pajillas del banco de germoplasma”, agregó.

Se trabaja con 4 razas, pero se ampliará al resto.

Lo anterior significa que en los termos hay semen y embriones congelados de chino santandereano, lucerna, casanareño, velásquez,blanco orejinegro, romosinuano, costeño con cuernos, campuzano, criollo caqueteño y san martinero, entre otros, para programas de cruzamiento en donde se pueda aprovechar su vigor híbrido.

Según el investigador, las razas criollas, de utilizarse en la ganadería colombiana, serían un eje potencializador en la producción de leche y carne del país, pues aportan la fortaleza.

“60% del hato en Colombia se dedica a la explotación cárnica, 38% al doble propósito y 2% a la producción de leche”, sostuvo.
Si, pero ¿para dónde se va?
Para el investigador, el meollo está en el mercado externo, el cual buscan carnes magras y buen marmoreo.

Ellas se pueden obtener, en cruces por ejemplo, con romosinuano, una raza criolla muy compacta y de alta convertibilidad.

 Además, no hay que recurrir al maíz para obtener un “kilo verde”.

 

Vea además en la edición impresa

  • Patrimonio biológico
  • Participación
Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad