Dom Dic 4 2016
24ºC
Actualizado 02:12 pm

Button ganó con diluvio a bordo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-04-06 05:00:00

Button ganó con diluvio a bordo

El británico Jenson Button (Brawn GP) cumplió con el pronóstico y consiguió la victoria en el Gran Premio de Malasia, pero la tormenta también y la carrera quedó suspendida en la vuelta 33 de las 56 a la que estaba programada.
Button ganó con diluvio a bordo

La posibilidad de que lloviera de forma torrencial se conocía desde inicio de semana y la posibilidad de que se suspendiera la carrera por falta de luz también. Se había retrasado la salida a las 17 horas locales (5:00 p.m.), y los pilotos, en su reunión del sábado habían pedido al director de carrera que en caso de que hubiera una tormenta, se suspendiera la com­petencia y no se neutralizaría tras el carro de seguridad.

La carrera se convirtió en una lotería desde la vuelta dieciocho cuando en Ferrari, a pesar de que solo caían algunas gotas, montaban a Räikkönen ruedas de lluvia extrema, porque el diluvio parecía inminente, pero cada vuelta que se retrasaba perdía veinte segundos con respecto a sus rivales.

El vencedor Jenson Button se detenía a la vuelta siguiente y seguía montando ruedas de seco. El desconcierto en los garajes era total, nadie sabía cuál era la elección ganadora, porque pasaban los minutos, pasaban las vueltas, y seguían cayendo pocas gotas de lluvia.

El alemán Timo Glock (Toyota) volaba en la pista con los intermedios y remontaba posiciones a un ritmo vertiginoso y eso hizo que casi todos los pilotos que habían montado ruedas de lluvia extrema, a pesar de que todavía no caía con fuerza, volvieran a detenerse para montar esa opción.

Button cambi√≥ los de seco por los extremos tres vueltas despu√©s de su primera parada, volver√≠a de nuevo a parar para montar los intermedios en la 29 y por √ļltimo en la 31 para de nuevo los extremos, lo que da una idea del desconcierto reinante en los equipos.

Cuando la tormenta comenzó a descargar con fuerza en la vuelta 31, la pista como estaba previsto se puso impracticable y los trompos y excursiones fuera de la pista fueron la nota dominante, salió el carro de seguridad a la pista, neutralizó la carrera y en la vuelta 33, cuando se había cumplido una hora, el director de carrera detenía la misma.

Las posibilidades de que se pudieran reanudar eran mínimas, no solo por la cantidad de agua que caía, sino por la falta de luz.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad