No solo es cuestión de policías en las calles… | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-04-09 05:00:00

No solo es cuestión de policías en las calles…

Celebro las palabras del comandante de la Polic√≠a Metropolitana de Bucaramanga, general Orlando Pineda G√≥mez, quien en entrevista en este diario el pasado domingo, se√Īal√≥ con claridad las ra√≠ces del problema de inseguridad que vive nuestra ciudad.
No solo es cuestión de policías en las calles…

Dice textualmente ¬ďla inseguridad es un problema social que se refleja en que los j√≥venes no asisten a los centros educativos; adem√°s, se registran problemas de violencia intrafamiliar que traen sus consecuencias, de tal forma que podr√≠amos hablar de factores generadores y facilitadores de la delincuencia. Entre ellos est√°n la desigualdad social, la prostituci√≥n, la drogadicci√≥n y la p√©rdida de valores. A eso se suman la impunidad y la insolidaridad, de tal manera que se trata de un problema social que deriva en comportamientos desviados que afectan la tranquilidad de las personas¬Ö¬Ē

De esta manera, se√Īala el comandante Pineda G√≥mez, que no es cuesti√≥n de tener m√°s y m√°s polic√≠as en las calles, sino que es imprescindible tener pol√≠ticas sociales de las cuales se deriven programas preventivos que ataquen de ra√≠z, los graves problemas de car√°cter social que crecen d√≠a a d√≠a sin canal ni contenci√≥n. Estos planteamientos esbozados por el comandante de la Polic√≠a, ojal√° lleguen al o√≠do de la Secretar√≠a de Desarrollo Social y del Alcalde de la ciudad, y generen algo m√°s de lo que hasta hoy se est√° dando en Bucaramanga en materia social, caracterizada por actividades desarticuladas de entrega de mercados, sillas de ruedas y gafas, con enfoque de asistencia y tendencia de perpetuaci√≥n de la pobreza e imposibilidad de desarrollo.

Preocupa sobremanera el crecimiento de la delincuencia, de la prostitución y la venta de estupefacientes, pero como lo dice el Comandante, es que hay una crisis social y una ausencia de oportunidades para jóvenes y adultos, que sencillamente no hay otra cosa que hacer. Es una realidad dolorosa y dramática que impone respuestas eficaces y no solo consejos de seguridad y declaraciones pomposas de competitividad.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad